¿Qué hacer para matar el tiempo en vacaciones?

Querido amigo estudiante de universidad, querido oficinista ilusionado con el tracamandal de puentes que nos sobrevienen a los colombianos en junio o julio, querido alumno de colegio: mientras lees este post, estás gastando valiosos segundos de la temporada vacacional. Instantes que no volverán.

Para que aproveches estos días libres de clase de 7:00 a.m., ni parciales, ni quizzes sorpresa -y con uno que otro lunes de pereza-, tenemos una serie de planes de poco presupuesto, con los que podrás tener algo que contar el segundo semestre.

Parche Fiestero

En Colombia no tenemos lo que se dice un “verano”, pero a cambio contamos con junio y julio: dos meses llenos de festivos y motivos para pegarse una que otra fiestecita. Algunas de las cosas más cool que pasarán en estos días son:

· Rock al Parque, que durante los primeros días de julio le ofrece al bogotano y a quienes visitan la ciudad una blujeneada colectiva con rock de fondo, tres jornadas de punk, metal, reggae y otros subgéneros del rock… ¡Y perros calientes para almorzar y cenar!

. La Feria de las Flores, básicamente, la parranda más larga y buena que tiene Medellín, que cuenta con más de 100 eventos para el público local y visitante.

· ¿Has escuchado alguna vez la frase “Péguese la rodadita”?, pues para estos festivales municipales es que rueda uno, en junio y julio: las fiestas de San Pedro y San Juan, el festival folclórico de Ibagué, el Reinado Nacional del Bambuco y el Festival Nacional del Porro (la música :D) pueden convertirse planes sin par, siempre que tengas dónde quedarte. Un tío, algo así. Aquí hay una lista de todos los festivales y fiestas populares del país.

Parche Intelectual

Si lo anterior te pareció muy banal y prefieres cultivar tu mente en lugar cultivar guayabos, tenemos estas otras ideas de cosas que se pueden hacer por estos días.

· Al Museo de Cluny de París, no le gusta mucho salir de casa, pero esta vez hizo una excepción para visitar Colombia, con 60 piezas entre pergaminos, tapices y distintas obras de la edad media que llegaron al Museo Nacional de Bogotá.

· El MAMM (Medellín) abrió un patio, y en lugar de matas allí florecen esculturas de artistas jóvenes de la región. La exposición se llama Patio de Esculturas.

· En el Mambo, y en el Museo del Banco de la República, hay 5 exposiciones fotográficas, de pura gente dura, entre los que se encuentra Henri Cartier-Bresson (un capo de la fotografía, en los que tiempos en los que una imagen no se “arreglaba con filtro valencia”). De estas y otras exposiciones se pueden enterar aquí (Exposiciones en el Mambo) (Exposiciones en el Muma).

· Si estás en Medellín, y te gusta el rollito literario, puedes aprovechar el Festival de Poesía de dicha ciudad. El evento se hace del 8 al 15 de julio y va a tener 90 invitados de 45 países. Vas a salir hablando en verso, a todo el universo y sin esfuerzo.

· Otro gran plan para los paisas es el de la Parada Juvenil Literaria, que organiza la Fiesta del Libro de Medellín. Es una pijamada de de libros (16 horitas, nada más), duelos entre escritores (con ring de boxeo y todo) y parche literario que se extiende desde las 2:00 p.m. hasta las 6:00 a.m. del otro día.

Parchef (?)

Cocinar con amigos y ponerse al día es mejor plan de lo que parece. Si sale bien, es una delicia. Si sale mal, de todas formas se pasa un buen rato. Arma parche con gente que ande en las mismas que tú (con tiempo libre) y encuentra una de esas recetas que compartiste cientos de veces por redes sociales. El resto es pan comido: hacer la vaca para los ingredientes, seguir los pasos al pie de la letra (sobretodo si no han cocinado antes) y Voila! Aquí hay una serie de sitios por si quieres aprender a hacer un par de platos ricos.

Por supuesto, Tasty
Cocina con arte, que además tiene unas buenas recetas para principiantes
El Gourmet, recetas de buenos chefs para que las imites (haz lo que puedas)

Parche Fitness

Si no te preocupa la mente, no tienes gana de fiesta y crees que somos unos inconscientes por recomendarte aprender a hacer recetas de Tasty, relax, también te tenemos una opción: vamos a ponernos fitness y te tenemos tres caminos:

Usar tu casa como gimnasio: solo necesitas un par de accesorios y una página en la que puedas acceder a un rutina rompe gordos. Por ejemplo www.freeletics.com, un verdadero centro digital del dolor, con rutinas pagas y gratis. Así, con algo de constancia, llegarás al próximo semestre con la chocolatina debajo de la camisa y no dentro de la boca.

Usar la ciudad como gimnasio: en mayo, en MetidasDePlata, dedicamos una entrada para ver cómo empezar en ese mundillo del deporte, de acuerdo a tu perfil y sin romperte un tendón o morir en el intento. Aquí te la dejamos. Además, y para que puedas darle un verdadero uso deportivo a lugares lindos de tu ciudad, te dejamos una lista de sitios chéveres para hacer caminatas ecológicas y también pedalear:

En Bogotá

· La Quebrada La Vieja
· El Parque Nacional
· El Parque de los Novios
· El Simón Bolívar
· La Virgilio Barco

En Medellín

· La unidad deportiva del Atanasio Girardot
· La Vuelta a las transversales
· Parques Lineales
· Jardines circunvalares

Usar un gimnasio como gimnasio: si lo que quieres es ponerte fit en serio, lo que mejor que puedes hacer es entrenar con los que saben cómo hacer para que un cuerpo flácido y gelatinoso se convierta en un monumento griego. Una gran opción es Fútbol Fit Club, un lugar en el que puedes entrenar, tonificar y ponerte al día con tu cuerpo, mientras entrenas como toda una estrella de fútbol.

Ahora bien, si no eres tan futboler@, o si tu problema con el gimnasio es la monotonía, puedes unirte al combo Fitpal: un pasaporte fitness en Bogotá. Fitpal funciona así: te suscribes y puedes ir a cualquiera de sus gimnasios o centros de entrenamiento por un mes. Con eso programas unos días de yoga, otros de trx, y otros de correr ¿Qué tal?

Ojalá que estas vacaciones pasen entre fiesta, arte, libros, cocina, amigos, entrenamiento y parches mil. Eso sí, hay que sacar una semanita para dormir. Los parciales, los quizzes y las trasnochadas están otra vez, a la vuelta de la esquina.

Compártelo en: