Sal a conocer el mundo en tu moto

 

 

“Viajar a nuevos lugares, recorrer caminos viejos por primera vez, cortar el aire en una moto y abrir camino con los ojos bien abiertos”. Ese es el sueño que muchas personas han tenido, pero a la hora de la verdad, muy pocos lo hacen.

Plata, tiempo, estudio, trabajo..  la lista de pretextos es bien larga. Por eso invitamos a Metidas de Plata a un man que contra todo pronóstico y después de cumplir 45, dejó su trabajo, se compró una trimoto (le daba pavor andar en dos ruedas) y se fue de pueblito en pueblito hasta recorrer el continente. Su nombre es Wally Gil.

Claro, no se corre antes de caminar. Por eso hemos hecho una breve guía para moteros dummies, con precauciones para los primeros recorridos, preferiblemente cortos. Aquí, los consejos del buen Wally:

 

1. Averigua qué clima te vas a encontrar

En Colombia llueve un día y al otro sale el sol, como si nada. Las estaciones son una cosa que vimos todos por tele. Pero no está demás que siempre veas a qué piso térmico te diriges y estés más que preparado para un aguacerito o para un rato de sol… o peor aún, para esas tierras tipo Boyacá, en las que hace sol y frío al tiempo.

Parece una bobada a primera vista, pero no lo es en lo absoluto. Sería un problema si, por no averiguar, terminas atravesando algún camino por horas enteras bajo la lluvia, con el pavimento resbaloso, en unas carreteras como las de Colombia, que al menos en la zona Andina, siempre son subida o bajada.

 

2. No dejes que te coja la noche en una carretera desconocida

Es otra de las cosas que suelen suceder por falta de planeación: que el camino en el que estás salga más larga de lo esperado y te agarre la noche, en la mitad del trayecto. Por la noche, la visibilidad es mínima. Los territorios más cálidos se plagan de mosquitos, mientras que los más fríos congelan hasta el sillín y por ende…

Hoy en día puedes usar herramientas como Google para calcular un trayecto, así que no hay excusas. Pégale una planeadita a las rutas y que el sol nunca falte.

 

3. Nunca te vayas de fiesta antes de partir.

Parte de ir a otros lados es conocer amigos, noche, tragos y demás. Pero salir a la carretera ebrio o incluso enguayabado, es es algo que jamás debes hacer. La gente que menosprecia la resaca, ignora que esta tiene casi los mismos efectos en tu cuerpo que una borrachera. Si te enrumbaste, mejor deja la moto quieta y pasa el día tranquilo.

 

4. Entre más largo el viaje, más ligero el equipaje

Eres un viajero, nadie va a pedir la mejor ropa de ti. El peso en cambio es algo que se vuelve insoportable con el pasar de los kilómetros. Desde el principio, asume que no te vas a sobreactuar. No hay fiesta, ni cena que lo merezca.

 

5. Si vives en la frontera y vas a cambiar de país, averigua en todas las embajadas, los requerimientos de cada país.

De acuerdo a nuestro amigo, Wally, Si vas a salir del país lo mejor es que acudas a las embajadas de los países que vas a visitar y pidas información. Además, habla con otros viajeros, para tener buena retroalimentación de cómo les fue en esos países.

¿Sabías que cada país cuenta con una suerte de seguro obligatorio para tu motico, que toca comprar para que no te la quiten? Ese tipo de cosas son las que necesitas saber.

 

6. Para los aventureros del punto 5: compara tu permiso de estadía en cada país con el permiso de la moto

Cuando cruces la frontera de cada país, tienes que ver que el permiso de tu vehículo sea igual al que tú tienes para estar en el país. De otro modo podrían quitarte la moto y seguir a pie pues… hará que tu viaje sea unas 30 veces más lento.

 

7. O muy cocido o enlatado. Nada más.

El agua no es la misma en todos las regiones. Y cuando estás de viaje puede que te encuentres con opciones para comer no tan limpias. Mientras estés de viaje, evita comer ensaladas y cosas que no estén tan cocidas. Una intoxicación en una moto es algo realmente horrible. Solo imagínate…

 

8. Donde hay camión, hay comilón.

Aunque haya gente que lo hace por amor, también hay quienes trabajan en la vía. Por ejemplo los amigos camioneros. Si estás buscando dónde comer en medio de una ruta, prueba hacerlo en los lugares en donde paran los conductores de camiones o mulas. Ellos llevan más años que tú y han aprendido lugares para abastecerse.

 

9. No es solo un paseo

En las películas y en lo blogs siempre se muestra lo más lindo y épico. Pero la vida en la carretera no siempre es fácil. Más de una vez vas a querer devolverte y te vas a preguntar qué carajos haces en la mitad del mundo, sobre dos ruedas. Todo se disipará en cuanto llegues al destino deseado. Pero el sufrimiento es parte del camino, sobretodo cuando te animas a viajar a destinos de días. Mientras tanto, está permitido llorar y hablar con la moto.

 

10. Busca parche

Es importante buscar clubes de moteros que se solidaricen en caso de algo. Por ejemplo, Motoposadas es una comunidad que tiene grupos en muchos países, y cuyos miembros te pueden hospedar, mientras vayas bien recomendado. Un hostal menos o una noche en la que no tendrás que armar una carpa rancia, son cosas que solo aprender a valorar mientras viajas en moto.

No todo el mundo está hecho para la ruta. Pero tampoco es cierto que solo unos pocos lo estén. Así lo demuestran amigos como el buen Wally, cuyos consejos te serán valiosos si lo que quieres es seguir su ejemplo. Ahora bien, si ya has hecho recorridos largos en moto, y sientes que algún tip se escapó, escríbenos y lo incluimos. Y claro, te damos el crédito.

Compártelo en: