Planea el viaje de tus sueños más fácil que nunca

¡Qué linda es Up! [ALERTA SPOILER] Esa película en la que una joven pareja ahorra durante años para un viaje que nunca llega a realizar: luego de un tiempo, la esposa muere y el ahora viejo y viudo marido decide realizar viajar al épico destino, con su casa como vehículo. Es una verdadera lástima que esas cosas solo pasen en el cine.

up_movie

Si durante años te has soñado remando en los botes de Venecia, o cenando en algún restaurante francés, si eres de los que quiere viajar por Suramérica en moto, cual Ché Guevara en los 70, no hay mejor momento que ahora. En esta entrada te presentaremos algunas herramientas para que dejes de soñar y empieces a planear el viaje de tus sueños.

 

Primer paso: encuentra el destino.

Lo primero que debes hacer para armar tu viaje y perdértele al mundo por unos meses, es encontrar una ciudad o país a la que quieras irte. Para ayudarte en esa búsqueda, existen páginas como www.jauntaroo.com, una plataforma que te sugiere ciudades que amarás.

Para recomendarte los mejores sitios del mundo de acuerdo a tus intereses, Jauntaroo te pedirá que pongas en su web tus gustos, el clima que buscas, el tipo de ciudad y el presupuesto que tienes. Basado en esa información te dará sugerencias que probablemente no estaban en tu radar.

 

El mejor vuelo

Para lograr un vuelo triple B y buscar un avión :v que no te cobre como si estuvieras en el Apolo XI, puedes intentar en Google Flights, un servicio en el que puedes comparar cuánto vale a volar a un destino específico cada día de cada mes.

Hopper, hace algo parecido y es una app que funciona en tu celu y que hasta regatea por ti. Además puedes usar el navegador Opera en ventana privada así los sitios no saben dónde estás y te puede salir más barato el tiquete.

 

Alojamiento

De entrada, lo más barato para tu viaje, sería poderte quedar con amigos, pero como no todos tenemos un millón de amigos en un millón de lugares existe www.couchsurfing.com, una comunidad con gente alrededor del mundo que aloja gente como tú, al gratín.

Si la idea de recibir otra gente y usar los sofás del mundo como tu lugar de hospedaje no te parece tan atractiva, entonces tienes a Airbnb www.airbnb.com.co, un servicio en el que la gente alquila sus casas, o habitaciones en casas para que te quedes mucho más barato que en un hotel y vivas una experiencia local.

Si lo tuyo es el lujo pero no quieres pagar el viaje a 126 cuotas, está la opción de Priceline un sitio en el que puedes subastar tu habitación de hotel en cualquier parte del mundo y así hacerle el quite a los sitios tradicionales.

 

¿Y para comer?

Hay cientos de páginas y cuentas de Instagram en la que se reseñan los mejores platos de cada ciudad famosa en el mundo. La mala noticia es que no siempre hay presupuesto para ir a comer en uno de esos templos del sabor. ¿A dónde ir?

Una gran opción, si de ahorro se trata, es mercar. ¡Ajá¡ mercar y compartir con el bueno o buena que nos hospedó en www.couchsurfing.com. Son detalles de fina coquetería que a todos hacen bien y podrás ahorrarte unos buenos pesos para seguir en la ruta.

 

Disfrutar la experiencia

Con destino, tiquete y alojamiento en mano, lo único que resta por hacer es armar un buen plan. Una forma de hacerlo es pegarte una revisada en www.tripadvisor.co, una página que ya muchos hemos ensayado y que tiene planes calificados por usuarios para hacer en un sinfín de ciudades del mundo, desde Neiva, hasta Nueva York.

La vida es corta y hay que conocer tanto del mundo como se pueda. Esperamos que estas páginas y consejos te sean útiles y te den un empujoncito a nuevas latitudes.

Lo más importante: el ahorro
Si partimos de la honestidad nos daremos cuenta que no hay nada más peligroso que un ahorro para viajes en el colchón. Lo que se suma con esfuerzo, se resta siempre que hay una emergencia, o cada vez que nos gastamos la plata que no debíamos en una caprichito.

Afortunadamente, para eso también tenemos solución: con Nequi puedes crear una meta de ahorros en tu celu que te va poniendo plata automáticamente, y siempre sabes cuánto tienes y cuánto te falta. Lo mejor de todo es que no te cobrarán nada por guardar plata o por sacarla: es lo mejor de un banco y lo mejor de un colchón, al mismo tiempo.

 

Compártelo en: