Tres consejos para lograr un aumento sin pedirlo (y otros más por si los primeros fallan)

Pedir un aumento de sueldo está en el top #3 de los “momentos incómodos de la vida laboral”, justo delante de “destapar una coca de almuerzo demasiado olorosa en la oficina” y detrás de “soltar un chiste del jefe, justo cuando está pasando detrás de ti”.

No siempre es fácil lograr que nos paguen más o que reconozcan nuestro talento de una mejor manera, pero hemos preparado cinco tips para lograr un aumento de sueldo. Los dos primeros, sin necesidad de pedirlo: el resto, por si te toca ir a negociar con el pluma blanca.

¿Cómo lograr un aumento sin pedirlo? En Metidas de plata hablamos con gerentes/presidentes de empresas grandes y medianas, y también con algunos empleados que, luego de hacerse una carrera en la empresa, están dirigiendo. De todo eso extrajimos tres consejos:

 

1)    Consejo de presidente de empresa grande:

Elimina tu cargo. Cuando te dan una o varias responsabilidades en el trabajo, tienes dos opciones. La primera, hacer caso. La segunda, apropiarte de tus tareas a tal punto que las mismas se conviertan en procesos y los procesos, a su vez, se vuelvan muy efectivos. Si logras volver tus procesos súper eficientes, y empoderar a tu equipo para dar los resultados casi sin intervención, vendrán más responsabilidades, y con ellas, más plata.

 

2)    Consejo de gerente de área

Arma una red de contactos sólida, dentro de tu propia empresa. A veces, en la búsqueda de mejores oportunidades de trabajo, nos concentramos en coquetear con otras empresas y contactos fuera del lugar en el que trabajamos, pero descuidamos esa red interna de contactos en nuestra propia oficina

El gerente de área que se impresionó con tus aportes en aquella reunión; el alto mando con el que tuviste que liderar un proyecto puntual; tus mismos compañeros. Entre más personas te tengan en su mapa como un posible líder, más oportunidades tendrás de tener un ascenso o aumento.

 

3)    Consejo de empleado que hizo carrera en empresa hasta volverse pluma blanca

Pedir un aumento es incómodo. La manera de obtenerlo, no una sino varias veces, sin ir a recursos humanos o a gerencia a negociarlo directamente, es buscar a diario la manera de hacer tu trabajo bien: hacerlo como nadie más lo hace. Métele estudio y proactividad. No te dejes ganar de lo desconocido, métele estudio e investigación a los problemas. El camino se va a abrir de una forma natural hacia arriba.

Por ahí mucha gente habla de este tipo de actitudes en el trabajo. Pero no todo el mundo las hace de verdad: Y ahí está la diferencia.

 

4)    Consejos por si te toca ir a negociar

Bueno, pero ¿qué pasa si, al hacer campo para más responsabilidades, lo que te hicieron fue asignártelas sin que eso se viera reflejado en tu cuenta? ¿O si tu proactividad pasa indiferente por recursos humanos? En ese caso, hay que activar un plan más agresivo e irse a negociar con el jefe. Para dicha negociación, aquí te damos otros tips.

      a.    Encuentra tu valor agregado

Haz un ejercicio antes de irte a negociar tu sueldo. ¿Por qué mereces un aumento de sueldo? ¿Generaste más negocios que el resto de tus compañeros? ¿Has mostrado una capacidad probada para resolver asuntos difíciles en tu empresa? Haz una lista con resultados probados.

      b.    Blinda tu valor agregado

Cuando tengas listo tu discurso sobre lo que le has aportado a tu trabajo, trata de imaginarte qué contrapreguntas, peros o trabas podría poner tu jefe en el momento en el que le pidas un aumento. Ten preparadas las respuestas para esas trabas.

      c.    Negocia con tranquilidad.

Nada daña más una relación jefe-empleado que una negociación para aumento de sueldo que terminó en raye. No solo no te darán ese aumento, sino que pensarán que empiezas a buscar otro puesto y asimismo, irán buscando tu reemplazo.

 

Mantente siempre amable y, así tragues un poquito de saliva, no te rayes si las cosas no llegan a salir como piensas.

Con estos tips, esperamos que pronto puedas ganar un buen aumento y, por qué no, enviarle a los escritores de este blog, para unas polas, por Nequi. Si te fijas bien, son proactivos, te resuelven problemas de la vida cotidiana. Se lo merecen.

 

Compártelo en: