Crea la hoja de vida perfecta en 9 pasos

Crear una hoja de vida es uno de los momentos más importantes de nuestra vida adulta. En ese archivo se van por email una buena parte de las esperanzas que tenemos de pasear, conseguir nuestra propia casa y salir a rumbear con ese ser que nos atrae. Así que es mejor hacerla tan bien como sea posible.

 

Aquí te tenemos unos tips para eso:

 

1. Usa una plantilla
Primero, el principio. A no ser de que seas diseñador, empieza por lo más básico y consigue una plantilla. Hay cientas de plantillas gratis a una búsqueda en Google de distancia. También puedes ensayar portales cómo CVmaker y Uptowork que te dejan poner tus datos y elegir un diseño que se ajuste, aunque no todas las funcionalidades son gratis.

 

2. No exageres con el diseño
Cada quien tiene sus gustos, pero una hoja de vida es para que la lean y entiendan otros, no para ti, así que piensa que el diseño debe servir para organizar la información y para mostrar tus fortalezas. Si estás viendo muchos colores, dibujos y patrones extraños en tu plantilla, probablemente debas escoger una más sencilla. Incluso si eres diseñador, deja que tu portafolio hable.

 

3. Menos de dos páginas
Ahora sí, el contenido; si la biografía de Bill Gates cabe en una sola página en la parte de atrás de sus libros, puedes estar completamente seguro de que tu hoja de vida cabe en dos páginas. Las personas o máquinas (veremos esto más adelante) encargadas de filtrar hojas de vida tienen vida y se cansan y van a descartar tu hoja de vida si ven que tiene 12 páginas y que incluye el Jardín Infantil y todos los semilleros que has hecho. (Ya sabemos que las máquinas no tienen vida, pero igual te van a descartar si no eres conciso).

 

4. Aprovecha tus hobbies e intereses
Tus hobbies y tus actividades no laborales son chéveres. Convéncete de eso y dedícale una línea a cada uno, servirá para que vean que tienes aptitudes sociales, iniciativa y que sabes cosas más allá de las que aprendiste en el colegio o universidad.

 

5. Palabras clave
Muchas empresas, sobretodo las grandes y las reclutadoras están empezando a utilizar máquinas (leíste bien, reclutador, tal vez debas actualizar tu propia hoja de vida) para hacer su primer filtro. Esas máquinas básicamente buscan palabras claves, así que incluye en la info que vas dando las palabras importantes para tu profesión y el mercado de la empresa. Si estás perdido, busca personas en Linkedin con un perfil parecido al tuyo y fíjate en los términos que se usan. Si coinciden varios, probablemente tú debas usarlos también. Si te estás postulando a un puesto por una convocatoria, probablemente allí mismo encontrarás algunas de tus palabras claves.

 

6. Cuenta tu experiencia en logros
Es mejor explicar tus trabajos anteriores en términos de las cosas que lograste. Si mejoraste un proceso, si creaste algo nuevo, si simplificaste la forma en la que se hacía algo, si conseguiste más clientes, todas esas cosas dicen mucho más que describir tus responsabilidades. Si puedes ponerles cifras, mucho mejor.

 

7. Usa referencias que tengan que ver con la vida profesional o académica
Sabemos que le caes bien a tu tía, pero eso es solo porque eras tierno cuando estabas chiquito y los reclutadores lo saben. Pon en tu hoja de vida referencias que de verdad puedan dar cuenta de aptitudes profesionales o académicas, el resto es relleno.

 

8. La info básica
Las personas que van a leer tu HV tienen un conocimiento limitado de ti. Si se te olvida poner de dónde te graduaste o tu teléfono van a asumir que si te contratan, no vas a ser el empleado del mes muy a menudo y al final no vas a ser empleado en absoluto. Por eso, para despedirnos te dejamos una lista de chequeo con las cosas que sí o sí debes tener en tu hoja de vida:

          • Celular e email
          • Portafolio (si aplica)
          • Títulos académicos
          • Experiencia previa, primero la más reciente
          • Referencias, ojalá incluyas exjefes
          • Habilidades técnicas, herramientas o programas que manejas y que son importantes


9. Nada de Word, envíala en PDF

No mandes tu hoja de vida en un formato editable, salvo que lo que quieras es que te ayuden a hacerla. Entregar una hoja de vida en Word es una declaración de que no sabes cómo funciona esto y si quieres conseguir trabajo, es mejor que nadie piense eso, o que al menos lo ocultes un poco más. Esto se arregla muy fácil: cuando termines de hacer tu HV dale archivo, guardar como y exportar como PDF, así de fácil. Si necesitas más ayuda aquí hay un tutorial.

 

Compártelo en: