Tipos de préstamos y para qué sirven

 

Préstamo, crédito, deuda, todas palabras que dan susto… pero si se usa bien pueden sernos muy útiles. O sino, ¿hasta qué edad tendríamos que ahorrar para comprar nuestro propio apartamento?, ¿o cómo nos las arreglaríamos para estudiar lo que siempre soñamos si nuestra familia no tiene la $? Por eso en esta guía recorreremos los tipos de crédito más comunes para que piensas cuál necesitas y cómo sacarles jugo.

Para empezar:

Al fin de cuentas los préstamos son algo sencillo, lo que te están dando es un valor, un plazo y un interés. El valor es lo que te prestan, el plazo la cantidad de tiempo que tienes para pagarlo y el interés es eso adicional que te cobra el que te presta, para poder pagarle a sus empleados, mantener su plataforma y, en una palabra, funcionar.

Eso sí, ten en cuenta que cuando aceptas un préstamo estás aceptando un compromiso con otra persona, un banco, app, entidad, etc. y por ahí derecho con tu reputación así que hazlo con toda la conciencia 🙂

 

Préstamo de bajo monto

Qué es: Esto es un préstamo que muchas empresas conocidas como Fintechs dan hoy en día, no solo los bancos. Son préstamos de 2 salarios mínimos o menos que suelen tener intereses más altos que cualquier otro y son para pagar en el corto plazo, además como estos créditos se dan sin pedir mucha información, la entidad que presta asume más riesgos y por eso suelen ser más costosos.

Cuándo pedirlo: Se recomiendan para cuando tenemos un problema de bolsillo, es decir, física falta de plata para funcionar. Lo más recomendable es utilizarlos para arreglar algo puntual una sola vez: los servicios, los pasajes de lo que falta del mes, un imprevisto de salud o un daño en la casa, por ejemplo.

Ojo con: Aunque los montos son pequeños, son igual de serios que cualquier otro préstamo, así que asegúrate de que vas a tener la plata para pagarlo, o sino vas a terminar reportado en centrales de información y cuando vayas a sacar un crédito más grande va a ser difícil que te lo den. 

 

Préstamo de libre inversión

Qué es: Al crédito de libre inversión lo puedes usar literalmente para lo que necesites. El tema es que como el banco no sabe bien qué vas a hacer con la plata, normalmente te va a poner intereses altos y un plazo bajito, eso sí, te presta más que un crédito de bajo monto y los intereses son menores que pagar a 36 cuotas con la tarjeta de crédito 😉

Cuándo pedirlo: Cuando quieras pagar por algo puntual y que te va a dar valor para el futuro. Por ejemplo un computador para trabajar o estudiar, un viaje que no vas a olvidar, un curso que necesitas para ser mejor en el trabajo.

Ojo con: ponerlo a tantas cuotas que ya no tenga sentido. Estar pagando un viaje de 15 días por tres años no es negocio y al final te va a saber a cacho, así hayas pasado muy bueno. Trata de pagar estos créditos en un tiempo razonable y asegúrate de que con tu ingreso mensual puedas pagar la cuota.

 

Crédito de estudio

Qué es: Son créditos que se usan para pagar por educación, puede ser para pregrados o posgrados. Hay algunos que debes pagar cuando terminas tus estudios, pero la mayoría lo que hacen es pagarte por adelantado el semestre y te lo difieren en 6 meses.

Cuándo pedirlo: Cuando no tengas la plata para pagar todo el semestre o toda la carrera, pero tienes ingresos suficientes para irlos pagando de a poco.

Ojo con: Ser el más juicioso de la clase. Si vas a darte la pela con un crédito de estudio trata de hacer todos los sacrificios para terminar tomándote la foto con el cartón, o sino esas cuotas te van a saber muy mal.

 

Crédito de vehículo

Qué es: Esta vez el banco sabe en qué vas a usar la plata y además van a quedar con una prenda sobre el vehículo, así que adivina: los intereses son más bajitos y los plazos más largos.

Cuándo pedirlo: Cuando decidas que tu vida necesita un carro o que quieres cambiar el que ya tienes.

Ojo con: Los costos extra. Además de la cuota tendrás que pagar seguros, impuestos, mantenimiento, parqueadero, etc. Así que haz todas esas cuentas antes de decidir el valor de cuota que puedes pagar.

 

Crédito de vivienda

Qué es: Sirve para pagar lo que la gente elegante llama ‘bienes inmuebles’, o sea vivienda, pero también oficinas o lotes. Es de muy largo plazo, y tiene el interés más bajito de todos, debido a que la entidad que te presta tiene una garantía que es: la casa, apto, oficina o lote que compraste. Ten en cuenta que tienes que tener ahorrada la cuota inicial, pues te prestan máximo entre el 70% y el 80% de lo que cuesta.

Cuándo pedirlo: Cuando tengas la cuota inicial lista y la estabilidad económica, pues esta es una deuda larga, aunque te va a hacer muy feliz 🙂

Ojo con: La razón por la que el interés es tan bajito y el crédito es a tan largo plazo, es porque lo que compres queda hipotecado a nombre del banco que te prestó la plata. Eso quiere decir que es tuyo pero no puedes venderla sin antes pagar la deuda.

 

****

Los préstamos son mucho más que solamente una deuda, son una oportunidad para salir de apuros, para crecer y a veces hasta para lograr sueños que si nos tocara ahorrar para ellos, nos demoraríamos décadas, eso sí, si los usamos con responsabilidad y sabiendo que es mejor vivir tranquilos y con pocas deudas, que llenos de cosas, pero con el agua al cuello.

 

Compártelo en: