Ventajas de trabajar en un coworking

El primer día que trabajaste desde tu casa, en pijama, sentiste algo parecido a la libertad. No tenías que usar transporte público, ni cumplir horarios. Eras, finalmente, tu propio jefe. Sin embargo, poco a poco te diste cuenta de que extrañabas el contacto con los demás, por dos razones: una, la comercial (necesitas vender más proyectos) y la otra, el interactuar con otra gente. Llegaste a una conclusión: necesitas otras personas para trabajar, para parchar y para hacer negocios.

Si estás pasando por este momento de tu vida, tal vez sea hora de ser parte de un coworking, es decir, de un lugar de trabajo que puedes rentar para trabajar y parchar con otros emprendedores.

 Un coworking es mucho más que una oficina. Primero que todo, ha sido dotada con esas cosas que necesitas para trabajar tranquilo (luz, Internet, café y un espacio agradable para ti y tu compu). Segundo, suele ser mucho más barato que tener tu propia oficina.

 Trabajar en un coworking tiene muchas ventajas y si estás evaluando tener un espacio, es bueno que las consideres:

 

Conexión

Lo primero que puedes aprovechar en un coworking es que hay decenas o cientos (depende del tamaño del mismo) de emprendedores como tú. Por lo que es un lugar importante para conocer aliados, colegas, proveedores y hasta clientes. Eso sí, es importante que aproveches los eventos (conferencias, tardes de esparcimiento) que el mismo coworking suele ofrecer. Porque en tiempo laboral, la mayoría está conectado y concentrado haciendo lo mismo que tú: negocios.

 

Oficina sin tanto gasto

Imagina que alquilas una oficina. Te entregarán un espacio vacío que tendrás que amoblar. Luego tendrás que contratar un servicio de internet y pagar gastos como el aseo y el café. Todo eso va sumando. En un coworking es diferente. Allá tienen todo listo para que trabajes, porque su negocio es tener una locación linda y con todos los recursos necesarios. Pagar un solo precio mensual y listo. Más tranquilo todo, ¿no?

 

Ritmo de trabajo

¿Has escuchado cómo en compañías militares, los soldados cantan himnos o fragmentos de canciones al trotar? ¿Has visto cómo corren al mismo ritmo? Bueno, esto tiene una razón. En algún momento, nuestra especie descubrió que cuando ves a otras personas haciendo lo mismo que tú, es más fácil mantener el ritmo de una actividad. Es por eso que interactuar con otros emprendedores te ayudará a mantener el ritmo de trabajo que jamás lograste a punta de Netflix, tu cobijita para tomar siestas después de almuerzo y los memes que te mandan tus amig@s.

 

Espacios de ocio

En un buen coworking también encontrarás espacios para tomarte una cerveza, jugar algo o desconectarte por un tiempo. Es más, esos espacios son muy buenos para conectar con otros emprendedores. Es mejor que quedarse jugando Play y solo en tu casa (bueno, quizás no mejor, pero sí más productivo).

 

Reuniones

Si tienes una reunión con un cliente, puedes invitarl@ al coworking en el que trabajas. Y esto significa un gasto menos en cafés elegantes. Al tiempo que te ahorras unos pesos, puedes enviarle un mensaje subliminal a tus clientes: eres un emprendedor con proyección que cuenta con un espacio increíble de trabajo (en el mundo de los negocios es importante ser y parecer).

 

Espacios de formación

Por último, los coworkings tienen espacios de formación, programaciones culturales y charlas, en los que puedes aprender de otros emprendedores. Estos eventos te pueden ayudar a fortalecer tu experiencia como emprendedor. Nunca sobra un buen consejo en esto de hacer negocios y abrirse camino en la independencia. 

 

¡Emprendedores! El miedo a compartir nuestras ideas quedó atrás. Hoy en día, recibir apoyo de otras personas que puedan aportar a nuestros procesos, no es solo un acierto, es una necesidad. ¿Listos para colaborar?

Compártelo en: