¿Para qué le sirve a mi vida el historial crediticio?

¿Pediste un préstamo y te lo negaron? Bueno, generalmente es allí donde empieza nuestra vida crediticia: justo cuando nos damos cuenta de que no tenemos una y que además, no sabemos para qué sirve.

 En esta entrada aprenderemos qué es eso del historial crediticio: por qué y para qué nos miden la manera como nos relacionamos con nuestras deudas y gastos. También vamos a conocer algunas recomendaciones para tener una vida crediticia de lujo, sin problemas y con un buen puntaje o score (también aprenderemos lo que significa esa palabra), que nos servirá por si necesitamos un crédito más adelante.

 

¿Qué es y con qué se come el historial crediticio?

 El historial crediticio es un registro en el que escriben qué deudas tienes y qué tan puntual eres para pagarlas. También tiene información sobre cómo es tu comportamiento para pagar otras obligaciones, como tu servicio de celu o algunas suscripciones a servicios como televisión, transporte, etc.

 Además, este registro mide tu capacidad de endeudamiento de acuerdo con la plata que recibes cada mes, más conocida como ingresos.  Toda esta información es calificada por una central de riesgo. ¿Qué es eso? Una entidad que le dice a los bancos y otras organizaciones financieras qué tan confiable eres para pagar lo que debes: mejor dicho, qué tan “buena paga” eres.

Hagamos una pausa aquí para dejar algo muy claro: los informes de las centrales de riesgo no son solo negativos. 😉 Estos reportes también demuestran que eres responsable con tus préstamos y te dan una calificación positiva. 

 

¿Cómo puedes usar el historial crediticio a tu favor?

Sabemos que toda esta información sobre cómo miden tus deudas y tus ingresos puede ser un poco asustadora. Pero en realidad, tener un historial crediticio es algo que puede jugar a tu favor: en la medida en la que seas cumplido con tus pagos, en el futuro podrás acceder mejor a un préstamo para cumplir una meta o realizar un proyecto.

Entonces, ¿cómo hacer para que el historial crediticio juegue a mi favor? Te damos unos tips:

  1. La idea es que comiences con pequeñas obligaciones y experiencias crediticias. Una de ellas puede ser el Salvavidas de Nequi: un préstamo en el que te dan entre $100.000 y $500.000 y en el que tienes un mes para devolverlo. Esta experiencia te ayudará a tener un buen primer registro en centrales de riesgo (siempre y cuando pagues a tiempo).
  2. También puedes iniciar tu historia en el mundo de los préstamos con pequeñas obligaciones o pagos, como el plan de tu celu  o el servicio internet. Al principio, es posible que debas contar con un fiador.
  3. Una recomendación muy importante: que lo que tengas que pagar no sea más que  el 20% de la plata que recibes mensualmente.
  4. No pagues deudas viejas con otros préstamos o terminarás abriendo un hueco para tapar otro. Con las culebritas hay que ser firme para que no crezcan y nos coman vivos.
  5. Paga a tiempo: mira cuándo son los pagos que tienes que hacer y trata de ser muy cumplid@ con estos tiempos.
  6. Intenta que nunca pasen 30 días sin que pagues tus deudas, después de la fecha programada para estar al día. Si eso llega a pasar, las centrales de riesgo te pueden reportar y bueno, la idea es que mantengas una buena calificación.
  7. Chévere poder sacar el préstamo, pero no descuides el ahorro. Te servirá para nuevos productos o inversiones con los que puedas ganar más plata. 

 

¿Cuáles son los préstamos de Nequi?

Paracaídas

Un préstamo para independientes que necesitan sobrevolar sus gastos durante la coyuntura del COVID-19 para caer de pie con su negocio 😉

 

Salvavidas

Un préstamo para cuando la quincena no te alcanza por algún imprevisto o emergencia y necesitas una mano amiga para llegar a buen puerto 🙂

Compártelo en: