¿Para qué sirven las inversiones? Guía para hacer que la plata trabaje para nosotros

Cuando comienza la vida laboral pensamos que toda la plata que puede entrar a nuestros bolsillos es el resultado de nuestro empleo…  Bueno, a veces también llega plata por un par de proyectos freelance. El hecho es que muchas veces soñamos con hacer más plata a través de algo que no quite tiempo y sirva para tener cómo viajar o comprar cosas. Esos caminos alternos pueden ser las inversiones.

 En esta entrada de Metidas de Plata, te queremos contar qué son las inversiones, cómo funcionan y qué puedes hacer para  que la plata también trabaje para ti, así no seas economista o un analista de la Bolsa.

 

Capítulo I del nuevo inversionista: tipos de inversiones
  1. Inversiones de capital:
    Se hacen cuando inviertes una parte de tus ahorros, tus equipos (ya sean computadores o herramientas especializadas), tu sueldo o el regalo de Navidad que te dio el tío platudo de la familia, en un negocio que más adelante te devolverá lo invertido más una ganancia extra. ¿Cuáles pueden ser?: 
  •     Equipos: computadores, herramientas de trabajo, etc.
  •     Materias primas: tú pones el pan para una empresa de sánduches que se venden en la u.
  •     Elementos de transporte: tu moto, tu carro, tu bici o tú mismo, transportando el producto de alguien más.
  •     Locaciones: ocurren cuando propones que el garaje de tu casa sea la sede del negocio.
  •     Plata: la vieja confiable de las inversiones.

 

  1. Inversiones de tiempo/fuerza de trabajo:
    Digamos que quieres entrar a un negocio pero no tienes plata. Sin embargo, puedes ofrecer otras cosas como, tu tiempo y fuerza de trabajo: En este tipo de inversión tú defines cuánto vale tu trabajo mensual o por proyecto, y luego te ofreces para camellar en eso que sabes hacer. Al principio no recibirás mucho, pero lo ideal es que cuando el negocio empiece a generar ganancias, tú recibas mucho más que un sueldo. Todo depende de lo que negocies.

 

  1. Renta de equipos
    Todos los negocios necesitan ciertos equipos para funcionar. Por ejemplo, una empresa de logística necesita carros y herramientas de transporte. Una empresa de contenidos audiovisuales, necesita cámaras, lentes, computadores y software. Una buena manera de invertir podría ser  comprar y alquilar equipos relacionados con tu campo de trabajo. Es una inversión que puede darte buenas ganancias, mientras también aprovechas estas herramientas para desarrollar otros trabajos.

 

  1. Un servicio
    ¿Sabes ofrecer un servicio que es muy importante para el sector en el que estudias o trabajas? Si es así, una manera de invertir es trabajar, quizás en compañía de un equipo pequeño,  para descubrir cómo automatizar ese servicio y hacer algo de plata. Si ese es el caso, necesitas consejos para que tu inversión de trabajo y tiempo salga bien. Así que te recomendamos esta serie.

 

Capítulo II: Algunas ideas de inversiones cuando hay plata extra 
  • CDT

Una de las maneras más sencillas de empezar a invertir, es poner algo de tus ahorros en servicios bancarios como los CDT. Pones algo de dinero en el banco, y luego de un tiempo, este de lo devuelve con algunos intereses. 

El CDT es más parecido a un préstamo que le haces a una entidad financiera, un banco. Luego de un tiempo, te devuelven la plata con algo de intereses, es decir, un porcentaje de plata relacionado con la cantidad  que invertiste.

 

  • Fiducia

Funciona como un contrato en el que el banco le presta a alguien más la plata que inviertes. Luego te devuelve esta cantidad más intereses. Estas inversiones son un poquito más arriesgadas, pero puedes ganar un poco más que con el CDT.

¿Cuánto riesgo quieres tener? Solo tú puedes saberlo y de acuerdo con eso será la cantidad de intereses que vas a esperar… Si ninguna de estas opciones te gustó, tranqui, aquí hay otras:

 

Capítulo III: ¿Cómo mido las inversiones?

Aunque se trate de fuerza de trabajo o de plata, la idea de cada inversión es que el esfuerzo se nos devuelva en forma de plata 🙂 y logres una ganancia adicional. Así, que antes de tomar la decisión de invertir, es importante que la midas. Lo puedes hacer a través de estas tres opciones:.

  1. Rendimiento:
    Es lo que ganamos cuando nuestra inversión retorna a nosotros. ¿Cómo así?  que invertimos, más el interés o ganancia adicional.  
  2. Riesgo:
    Cada inversión tiene un nivel de riesgo… ¿Qué tan arriesgada es la tuya? ¿Qué cosas podrían hacer que tu inversión no regrese? Pregúntate esto, imagina y ten en cuenta todo lo que puede pasar para decidir el riesgo que estás dispuesto a vivir con tu inversión.
  3. Plazo:
    ¿En cuánto tiempo volverá tu inversión? si se demora mucho en regresar, al menos debería traerte beneficios que hagan que la espera valga la pena.

 

**
Por último, es importante entender que no todas las inversiones que hagas se convertirán en plata. Algunas tendrán que salir mal para que puedas aprender y convertirte poco a poco en un inversionista más acertado. Nadie ha logrado mucho sin antes cometer un par de errores. Al final, lo que sí trae cada inversión, son muchas lecciones. 🙂

 

Compártelo en: