Pausas activas, un respiro necesario

¿Llevas tres horas con la cabeza enredada en algo del trabajo? ¿La inspiración no aparece, no se ve venir? ¿Cualquier cosa te desconcentra? ¿Tienes un peso en el  cuello? Es hora de parar un rato. No, no es vagancia ni procrastinación… Es una pausa activa, un respiro para la mente y el cuerpo, un truquito para poder ser más productivo, y por lo tanto, más feliz en tu trabajo.

Con tanto que hacer en el día a día, es fácil olvidar que no somos máquinas y que, tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, necesitan estímulos para ser productivos y funcionar mejor. Es un asunto de cultivar pequeños ratos de ocio (¡ojo! pequeños ratos), recompensas al terminar ciertas tareas, ambientes que nos ayuden a ser más creativos y actividades que puedan desoxidar el cuerpo. 

 

¿Qué ganas al hacer pausas activas? Estas son algunas ventajas:

  • ¡Ommmm! Aumenta la armonía laboral:
    Después  de una reunión estresante o un cruce de correos tensionantes, nada mejor que encontrarte con tus compañeros de trabajo para estirarse un poquito, hacer uno que otro chiste y relajar  el ambiente. 
  • 3, 2, 1… Acción para los músculos que usas poco:
    Por ejemplo, los músculos de la espalda acumulan mucha tensión en el trabajo. Moverlos te ayudará a sentir que cargas menos peso y los cuidas para que duren más tiempo… No olvides que músculo que no se usa, se atrofia. 
  • Afila el hacha:
    Sobre todo cuando tu trabajo es creativo, hay que aprender a estimular la mente y darle pausas, enfrentarla a otras situaciones y ambientes para que pueda descansar y luego retomar tus tareas con más efectividad. La mente es como un hacha, si pierde filo, tendrás que dar más golpes por cada tronco que quieras cortar. 
  • ¡Chao estrés!:
    Lidiar con el enemigo de moda, el estrés, puede parecer difícil a veces. Con estas pausas podrás enfrentarte a él con más poder y vencerlo para que no afecte ni tu cuerpo ni tu mente.

 

Bueno, entendidos los beneficios, pero ¿qué pausas activas puedes hacer? Aquí hay algunas actividades para intentar:

  • Gimnasia laboral
    Nuestro amigo YouTube está lleno de tutoriales sobre pequeños ejercicios que puedes hacer en tu trabajo. Saca una rutina y empieza a hacerla con tus compañer@s. Esta es una buena opción: https://www.youtube.com/watch?v=tWSNpom_6W0

  • Micropaseo
    Para respirar tranquilo, cambiar la vista, distraerte  y relajarte, realiza un paseo corto por un parque cercano o sal de las cuatro paredes a recibir el sol.
  • Música y baile
    No todo tiene que ser coordinado a la hora de las pausas activas. Si hay buena onda con tus compañer@s de trabajo, también puedes poner una canción que les guste, cantarla en conjunto y hasta bailar. Se puede ver raro, más un lunes, pero de eso se trata: la alegría en la oficina y en la vida laboral no se puede acabar.

 

Por último, lo que no debes considerar como una pausa activa, especialmente si trabajas frente a un computador, es quedarte en la pantalla, viendo videos o procrastinando un rato. Lo ideal es que tu pausa sea un momento en el que también te alejes de lo digital, te conectes con la gente que trabaja contigo o descanses compartiendo en otro paisaje, así sea la calle más cercana.

Esperamos que estos tips te ayuden a tener unos días más productivos, con menos estrés, con menos micos en el cuello y con un poco más de alegría entre tarea y tarea. 

Compártelo en: