Por una virtualidad más productiva

Por estos días en los que la casa se convirtió en oficina o en tu salón de clases, queremos compartir algunos tips para que tus jornadas de teletrabajo y tus clases virtuales sean muy productivas, que el tiempo te alcance para todo. 

 

1. Bañarse a primera hora, como si nada, porque no son vacaciones

El agua no sólo te quita la “cara de colchón”… Activa tu cerebro, tus músculos y te da la mejor energía. 

A veces pensamos que trabajar desde la casa es sinónimo de no tener que bañarse o hacerlo al mediodía, antes de almorzar. Pero si no lo haces, podrás quedar entre las garras de la pereza. 

Y ¡tranqui! Alístate rápido y no pierdas tiempo arreglándote como para una fiesta. La idea es trabajar cómodo, concentrarse y tener tiempo suficiente para cumplir con todas tus responsabilidades.

 

2. ¡A marcar tarjeta!

No dejes que te trague la rutina del trabajo y te deje sin tiempos libres o reservados para otras cosas que te dan vida. Promete y cumple tus horarios de entrada y salida 😉

 

3. Escoge un lugar indicado

Busca un espacio en tu casa en el que puedas concentrarte fácilmente y hasta se active tu creatividad. Piensa en un espacio donde no te dé calor, tengas una silla cómoda y no te quedes suspendido mirando el televisor o por la ventana.

 

4. En casa, pero trabajando

Es muy bueno que cuenten contigo en tu familia, que disfruten tu compañía o que ames estar en tu casa, en tu espacio… Pero no significa que estás disponible para ponerte a lavar ropa, arreglar el cajón del reblujo, organizar la nevera, etc.

 

5. Tener metas para cumplirlas

Comienza tus días con las responsabilidades claras de lo que debes terminar en esa jornada. Incluye en tu programación las pausas activas y los espacios para relajarte y volver a concentrarte mejor.

Es posible que procrastinar te relaje, pero que no se te vaya la mano… Tendrás tiempo libre para eso al terminar tu jornada de trabajo.

Y recuerda, estos objetivos incluyen tus metas y las que definan como equipo de trabajo o con tus compañer@s.

 

6. ¡Ser como un relojito!

Pilas con la puntualidad y tu participación en las reuniones y clases que se programan. Aunque sean en diferido, por teleconferencia, si te invitaron es porque es muy importante que estés y ayudes a construir. 

Si eres tú el que la cita, piensa primero si es necesaria, si el tema no se resuelve realmente con un correo, un mensaje instantáneo o una simple llamada corta.

 

7. Primero lo primero: alimentarse y cuidarse

Come a horas, como si estuvieras en tu lugar de trabajo. No aguantes hambre por andar en modo concentración y toma agua suficiente todo el día. 

Y para cuidarte y cuidar a los demás, evita salir de tu casa y lávate bien las manos.

 

8. Pausas activas: no son carreta

Son descansos necesarios, no por ser perezos@. Te ayudan a evitar enfermedades y a concentrarse mejor en lo que estás haciendo.

En Internet encuentras varios tutoriales para hacer estas pausas y estirar tu cuerpo. Así quedas más que preparado para seguir sacando cosas de la lista de pendientes.

 

Si tienes más ideas, ¡bienvenidas! Nos puedes etiquetar en tus redes, escribir un comentario en esta entrada o ponerlo como tema de discusión en nuestra Comunidad Nequi.

Compártelo en: