¿Cómo sé si estoy list@ para un préstamo?

Si estás leyendo esto, ¡felicitaciones!: lo piensas bien antes de pedir un préstamo 🙂 Es el acto más responsable contigo mismo.

Si estás leyendo esto, ¡felicitaciones!: lo piensas bien antes de pedir un préstamo 🙂 Es el acto más responsable contigo mismo… Pasa que a veces nos da susto pedir plata prestada y otras, nos lanzamos al agua sin pensarlo…

Pero hay que aclarar algo: no hay deudas buenas ni malas… Si un préstamo se vuelve el villano o el héroe de tu historia, depende de lo que hagas con él y cómo lo manejes.

Lo primero para estar listo para un préstamo es conocer dos cosas fundamentales sobre ellos:

 

1. ¿Cómo está compuesto un préstamo?: Esto te ayudará a saber a qué te comprometes. 

Un préstamo es como una máquina del tiempo: te sirve para traer plata del futuro al presente. Así está compuesta esta máquina:

Valor del préstamo o crédito: la cantidad de plata que vas a pedir prestada.

Interés: lo que te cobran por traer esa plata del futuro al presente. 

Tiempo: es el tiempo en que prometes pagar.

 

2. ¿Cómo funcionan los intereses?: Entender esto te ayudará a controlar mejor tu deuda y a saber cuánto pagarás al final.

Cuando necesitamos plata pa’ ya, un préstamo es la posibilidad que tenemos para traerla del futuro al presente. El interés es el precio de ese viaje en el tiempo. 

Hay dos tipos:

  • Interés simple:

Es cuando le dices a un amig@: “Préstame $100.000 y en un mes te los devuelvo con 5% de interés”. Pasa el mes y le devuelves a tu amig@ $100.000, que fue lo que te prestó inicialmente, más $5.000 que son el 5% del interés. Es decir, le das $105.000. 

A veces confundimos un interés simple con uno compuesto, vamos a aprender a diferenciarlos…

  • Interés compuesto: Existe un estándar para medir los intereses que se llama tasa efectiva anual, que es una fórmula exponencial. ¿Cómo así? Que no es igual a multiplicar por la cantidad de meses de la deuda, sino que va creciendo según el tiempo que vas a tomar para pagar tu préstamo. 

Por eso, cuando el banco te dice: “Te voy a prestar a un 10% e.a. (efectivo anual)”, no puedes dividirlo en doce meses y ya está. Aquí te explicamos paso a paso cómo puedes calcular esta tasa de interés si es efectiva mensual o efectiva anual. 

¡La mejor noticia!: existen simuladores o calculadoras que nos ayudan a generar un plan de pagos con las cuotas y el interés a pagar, todo explicado por mes para no enredarnos. 

Ahora, para saber si estás listo para un préstamo al rescate, hazte estas 3 preguntas (nosotr@s te ayuda

Compártelo en: