Tips para hacer más compatibles al amor y la plata

Decían las abuelas que cuando el hambre entra por la puerta, el amor se va por la ventana. El refrán es cruel y novelesco pero tiene algo de cierto. 

Por más que quieras a tu pareja es complicadito (con diminutivo) que se la lleven bien a largo plazo si sus bolsillos no se ponen de acuerdo para un proyecto común.

En esta entrada hablaremos del amor y la plata, de algunos tips coquetos para llevar una buena vida entre tú y tu amorcito. Y más puntualmente, de cómo ahorrar para proyectos futuros: experiencias, negocios o viajes, cuando se pueda viajar.

 

¿Cómo lograr ahorrar en pareja y lograr metas conjuntas de plata? Aquí van nuestros consejos:

Metas para dos

No es que todas las metas sean de los dos cuando tienes pareja. Pero tener pequeños proyectos de ocio, viajes o camello con tu compañer@ de ruta, les puede ayudar a ambos a darle un ritmo a la cotidianidad. Le da un rumbo al día a día. ¿Cuáles son esos sueños que los mueven tanto a ti como a tu pareja? Conviértanlos en metas: pónganles un tiempo, un costo y a camellar por eso.

 

Luego de las metas, las meticas

Ahora, sucede que hay metas en pareja que pueden demorarse añooooos luz. Por ejemplo: comprar un apartamento. Si ese es el caso, dividan esas grandes metas en otras metas más pequeñas para que tengan una visión de lo que ahorran. Es decir, para un viaje de mucha plata, se pueden seguir dos caminos:

Camino uno: conseguir toda la plata y luego irse a pasear. Volver gordos y bronceados. Fin.

Camino dos:

  •   Cotizar como locos.
  •   Planear buscando economía (lo más barato)..
  •   Estudiar el lugar que van a visitar para no necesitar un guía o paquetes turísticos.
  •   Comprar los tiquetes.
  •   Pagar el hospedaje.
  •   Ahorrar para la comida.

Ese camino tiene metas chiquitas que se pueden lograr de a poco. Ojo a esas metas porque, independientemente del sueño o emprendimiento en el que se están metiendo, en ellas está la clave para sacar adelante lo que uno quiere.

 

Ahorrar de a dos y por dos

Una vez tengan claras sus metas, pónganse una cuota de ahorro y sean firmes en cumplirla. El ahorro une… ahorrar es como darle luz y echarle agua y tierra a los sueños de pareja. Es mucho más parchado ahorrar para un viaje al fin del mundo, que irse de una y pagarlo a cuotas. Ahorrar en conjunto es decirle al otro que te sigues viendo con él o con ella en el futuro.

 

Compartan gastos

Si viven juntos, traten de ahorrar juntos. Compartan gastos fijos para hacerlos más baratos. Si no, compartan las suscripciones a servicios de música y video, y los pagos de los planes que hacen. No se trata de quién ponga más (la vida da muchas vueltas: eso siempre puede cambiar), sino del hecho simbólico de aportar cada uno, una parte del fruto de su camello, para buscar el bienestar propio.

 

Guarden plata pa’ cada uno

Para que todo no se vuelva una olla común y que no puedas darte un gustico, comprarte un antojo o un cel nuevo, guarden siempre un presupuesto de sus finanzas personales para los sueños propios. Sí,  genial compartir, pero como dicen las abuelas: “Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”.

 

Tengan un fondo de emergencia

Porque, como reza el poeta, “los caminos de la vida no son lo que imaginamos, no son lo que nosotros pensábamos, ni son lo que nosotros creíamos”, es mejor tener siempre una plata en el Colchón de Nequi pa’ imprevistos, que hay muchos en el mundo del amorth. Así cuando lleguen, que ojalá no, tenemos con qué enfrentarlos.

 

**

Eso sí, ten en cuenta que no hay un camino ni unos tips definitivos para manejar la plata a tu ritmo con tu pareja. Cada persona tiene su manera de hacerlo. Lo importante aquí es que tengas las cuentas siempre claras y que nunca falte esa conversación, muchas veces condenada o desprestigiada, sobre la plata y cómo usarla para conseguir lo que tú y tu interés amatorio quieren en la vida.

 

Compártelo en: