Cumplamos hoy las metas de enero

Cada diciembre defendemos el mismo cuento: ¡Este año que viene sí! Con cada inicio de año juramos que vamos a cumplir nuestras metas, a viajar, bajar de peso y hasta tener más plata, ¡Tas, tas! 

Pero en marzo estamos en llamas… Sobre todo este año, que en marzo se paró el mundo y todo se transformó…

 La ilusión de un nuevo año, de un ciclo nuevo, nos llena de emoción y sentimos que podemos cambiar el mundo. Pero si algo nos enseñó 2020 es que el mundo es el que puede cambiar en cualquier momento.

Con la idea de que la vida es ya y los sueños son un aquí y un ahora, te compartimos unos tips para que definas tus sueños, las cosas que quieres lograr y definas tu plan de trabajo para lograrlos:

 

 I. Planea

En un cuaderno, o en alguna plataforma de gestión de contenidos como Monday, AirTable o Basecamp, empieza a llevar el registro de tu meta y de lo que necesitas para que esta se haga real. Responde a estas preguntas.

¿Qué tareas tienes que llevar a cabo para complirla?, es decir, cuales son esas cosas que tienes que cumplir para poder hacer realidad tu meta. Por ejemplo, si tu meta es irte a estudiar fuera del país, a lo mejor tendrás que:

  • Conseguir financiación, bien sea de una beca o de tus ahorros.
  • Obtener pasaportes, visas y permisos de estudio
  • Ser aceptado en el lugar en el que estudiarás.
  • Dominar el idioma.

 1. Lograr esas grandes tareas implica hacer otras tareas chiquitas. 

Usemos el ejemplo de las tareas para irte a estudiar afuera.

Conseguir financiación, bien sea de una beca o de tus ahorros.

  • Definir lo que quieres estudiar
  • Ver qué instituciones ofrecen lo que quieres estudiar
  • Cotizar tus estudios: no solo la matrícula, sino la alimentación, hospedaje y demás.
  • Hacer un plan de ahorro
  • Buscar entidades que ofrezcan becas
  • Aplicar a dichas becas

2. ¿Cuánto tiempo te tomará realizar cada una de esas tareas? Asigna un tiempo para cada una de ellas: primero empieza por las tareas específicas. Luego, por las generales. Eso te dará una medida de cuánto necesitas para lograr tu meta.

3. ¿Cuánto necesitas invertir para lograr tus deudas? muchas tareas pequeñas y grandes van a implicar que te metas la mano al bolsillo. Cotizar no es comprar, así que antes de realizarlas, has un estimado de cuánto te gastarás para que no te quedes sin plata a mitad de camino. Es preferible aplazar un poco o empezar por las tareas que no te implican plata que ver un sueño en remojo porque no había plata.

 

II. Ejecuta

Con toda la planeación a punto, es hora de empezar a sacar tu meta adelante. En este punto es importante que tu mente se convierta en una aliada para que saques cada tarea hacia adelante, así que te recomendamos estos tips.

  • Métele buena onda: imagínate logrando tu meta. Llénate de pensamientos que te lleven a cumplirla.
  • Busca referentes, casos de éxitos y de gente que haya logrado lo mismo que tú.
  • No te dejes llevar por pensamientos que rayan tipo “¿por qué no lo hice antes?”, “No lo voy a lograr” (especialmente si planeaste y te diste cuenta de que sí era viable), etc. Pon la mente a trabajar a tu favor.

 

III. Evalua

¿Cómo te fue con tu meta? ¿Te demoraste más o gastaste menos? Entre la planeación y la ejecución de cualquier proyecto, persona o profesional, suele haber muchas diferencias e imprevistos. Trata de llevar el registro de lo que salió mal para aprender y de lo que salió bien para seguirlo haciendo. Cuando logres tu primera meta, ve por otra.

 

Nota: usamos el ejemplo de la beca al azar. No importa si tu meta es bajar unos kilitos, tener más plata en el bolsillo, un viaje o comprar algo de lo que estás antojado. Lo importante es que la puedes cumplir #ATuRitmo y que no postergues sueños para después. 

 

Compártelo en: