Ahorra en las vacas flacas

El mundo se está abriendo de nuevo. El encierro total ya no es cosa del día a día. Pero somos conscientes de que, mientras no exista una vacuna para el COVID 19, la vida se activará o desactivará de acuerdo con la cantidad de contagios.

¿Qué podemos hacer para estar preparados por si hay nuevas temporadas con restricciones? En esta entrada te presentamos cuatro tips para aprovisionar tus bolsillos, que estén listos por si las vacas flacas vuelven a aparecer.

 

Mantener los gastos bajos: la historia de José y las vacas flacas

 ¿De dónde viene ese cuento de las vacas flacas? La historia original es de la Biblia (aunque no la vamos a contar desde un punto de vista religioso). Todo empieza con la historia de José, que era el menor de una camada de doce hermanos concebidos en los tiempos en los que no había televisor.

Los hermanos de José le tenían cierta rabiecita porque era el consentido de su papá. Aburridos de que se llevara todo el cariño, se lo vendieron como esclavo a los egipcios (qué belleza de hermanitos…). Sin embargo, José no solo era consentido: también era pilo y camellador, y tenía un talento al dormir (no un talento para dormir, ojo): interpretaba sueños.

Camellando para un alto mando, José tuvo la oportunidad de interpretar un sueño del Faraón de Egipto: la mayor autoridad del imperio soñó que siete vacas flacas se comían a siete vacas gordas. José dijo que eso significaba que vendrían siete años de abundancia y luego siete de hambre. Y aconsejó al Faraón ponerse la diez a ahorrar durante los siete años de abundancia.

José nos enseñó que leer sueños puede ser muy rentable (al hombre lo ascendieron a segundo al mando después del Faraón) y que si sabemos que vienen tiempos de apertura, donde se puede camellar y salir, y otros de restricción, entonces lo mejor es aprovechar las vacas flacas y ahorrar: evitar gastos innecesarios, pensarlo dos veces en el Black Friday, hacer esa hamburguesa en la casa y no gastar como si no hubiera mañana, sino más bien, pensando en un mañana con ahorros.

 

¿Cómo prepararnos para las vacas flacas?

  1. Ahorro

Lo primero aquí es ahorrar: guardarle una platica a tu “yo” de mañana. Ahorrar es lo primero que deberías hacer cada mes. Ponte una meta: tener ahorros para por lo menos tres meses de gastos básicos. Para eso puede que necesites estirar un poco tu sueldo. ¿Cómo lograrlo? Aquí te dejamos unos tips: 

 

  1. Colchón

Además del ahorro, abre un Colchón en Nequi para imprevistos: de salud, reponer tu cel si se te daña, etc. Mejor dicho: para que los imprevistos no te descompleten los ahorros. El Colchón amortigua las caídas, hace más amable el golpe. Abre uno y haz de cuenta que esa plata no existe.

 

  1. Toda deuda debe tener un plan de pago

Aunque lo ideal en estos días es estar libre de deudas, en Metidas de Plata no nos gusta olvidarlas o pintarlas como las malas del paseo. Hemos hablado antes de que hay deudas que nos sirven, nos apalancan y otras que no (mira nuestra entrada al respecto aquí ). Sin embargo, lo que sí debe tener toda deuda que tengas activa, es un plan de pago. Debes saber si estás en la capacidad de pagar lo que debes.

¿Por qué? Creemos que las deudas y las cuotas de las deudas son como The Walking Dead (la serie de zombies). Haz de cuenta que cada cuota o deuda es un zombie. Pagarlas es igual a matar al muerto andante. Un batazo en la cabeza y sale. Ahora piensa que no tienes enfrente un zombie, sino cinco. O Diez. O veinte… Así son las obligaciones: entre más tienes, es más difícil salir de ellas.

Si leíste este punto tarde y estás con el agua al cuello, te presentamos el método bola de nieve para pagar tus deudas de una.

 

  1. ¿Lo necesitas?

Antes de comprar, incluso en Black Friday o en el Día sin IVA, pregúntate si necesitas eso de lo que estás tan antoj@. A lo mejor se pueda lueguito, cuando el mundo esté más estable. Eso sí, no se trata de evitar el antojo, porque puedes abrir Metas de ahorro en Nequi, para darte gusto sin endeudarte, trata de que la promoción no te robe la intención de ahorrar.

 

  1.   Inversiones de bajo riesgo

Por último, si vas a invertir, busca hacerlo en servicios bancarios o proyectos de bajo riesgo. Cuando el mundo está cambiando a toda velocidad, es mejor dejar que las cosas se estabilicen un poco.

 

  1. Con tu Tarjeta Nequi gastas lo que tienes 😉

Así controlas tus gastos, manejas la plata a tu ritmo. Usas la plata que tienes en el Disponible de Nequi, la que cargaste en tu Tarjeta con plena consciencia de que es la que puedes invertir en algo.

Compártelo en: