¡Estudien vagos! ¿Cómo hacer para aprovechar la educación virtual?

En 2020, cuando arrancó la cuarentena por la pandemia, todos hicimos cuentas de qué hacer con el tiempo extra en casa. “Si después de esta cuarentena no aprendes un idioma y lees por lo menos un  libro, perdiste el tiempo”, decían muchos en redes…

Afortunadamente, esa afirmación se transformó en infinidad de chistes burlándose de esa presión tóxica por aprovechar hasta el último segundo, como si fuéramos máquinas.

Lo cierto es que la cuarentena alborotó la oferta de contenido en Internet. Seguro viste o te metiste en alguna clase de meditación, le copiaste la receta a alguien que explicaba cómo hacer un postre, o te uniste a algún cine club o club de lectura. 

Aunque no ha sido fácil para estudiantes y profes acostumbrarse a clases, exámenes, exposiciones y hasta bromas por Zoom, la educación cambió definitivamente. Sí, nos ha tocado sacrificar eso de tomarse una pola en los huecos, prestarse cuadernos, compartir el almuerzo, esperar al/la novi@/levante para volver juntos a casa (no sigamos más porque se nos aguan los ojos), pero, hay que reconocer que la educación en línea ofrece ventajas.

Por ejemplo, Isabella Gomati, profe y magíster en Ciencias de la Creatividad y Liderazgo para el Cambio Social, dice que la educación virtual nos dio dos ventajas: globalizó el conocimiento e hizo mucho más sencillo el acceso, para  que, sin movernos de la casa, podamos asistir a clases (muchas gratuitas) ofrecidas por instituciones de todas partes del mundo. Por eso ya puedes estudiar en Harvard, Oxford y Yale sin ser hij@ de un jeque árabe o dueñ@ de un campo de petróleo. 

Y si eras una víctima de los tortuosos trancones en el itinerario casa-estudio-casa, este también es un buen momento para ti. Así lo cree Juan Camilo González, fundador y director de MisFinanzasPersonales.co, explica que gracias a que ya no tienes que coger transporte público, tu carro o tu moto para ir a clase, queda más tiempo para estudiar.

Como gran parte de la educación tuvo que pasarse a la modalidad virtual a las malas, por ahora las dinámicas siguen siendo muy tiesas y muchas clases serán de personas recitando algo por Zoom. Sin embargo, Juan Camilo cree que mientras esta era de educación virtual vaya avanzando, las herramientas irán mejorando y ya no solo serán para que veas a alguien hablarle a la pantalla, como si se tratara de un video de YouTube. Por eso, ten en cuenta que cuando busques programas virtuales preguntes por la plataforma o mecánicas que usan.

Ingrid Zúñiga, que hace parte del equipo  de Platzi, explica que “no se trata de llevar el mismo formato tradicional a una clase por Zoom, donde todos deben estar conectados al mismo tiempo, pues no todos tenemos la misma capacidad de retención a la misma hora. Se trata de que cada estudiante se conecte de acuerdo con sus propios horarios. Uno de los grandes retos de la educación en línea es la economía de la atención. Hoy el profesor es quien debe ganarse la atención de sus estudiantes”. 

 

Por eso, cuando vayas a escoger cualquier camino de educación virtual, ten en cuenta:

  • El programa cuenta con buenas herramientas para expandir tu aprendizaje desde la distancia del salón de clase.
  • Estudies lo que estudies, es importante que lo hagas por gusto y porque te va a hacer feliz (pues no siempre va a ser para que mejore tu sueldo).
  • Desde Nequi estamos para ayudarte a cumplir ese sueño con nuestras Metas de ahorro o con nuestros Bolsillos para que organices tu presupuesto y arranques a estudiar apenas encuentres lo que te interesa. 

 

Compártelo en: