¿Qué tiene que ver la plata con la equidad de género?

Viene el Día Internacional de la Mujer, el próximo 8 de marzo. Para nosotr@s en Nequi es una fecha para pensar en la equidad de género y también, una oportunidad para entender cómo la desigualdad entre hombres y mujeres se puede reflejar en las finanzas.

En esta entrada de Metidas de Plata vamos a hablar sobre cuatro conceptos que durante mucho tiempo fueron invisibles para la gente, ¡no existían! A través de ellos queremos que entiendas cómo y por qué la libertad es financiera es necesaria para lograr la equidad. 

Y bueno, es muy importante que tengas presente que hablamos de mujer como género, no como sexo. Es decir, para Nequi es mujer quien se siente mujer.

 

Brecha salarial

La brecha salarial de género es un porcentaje que nos ayuda a entender la diferencia entre lo que ganan los hombres y lo que ganan las mujeres en el mundo. Por ejemplo, en Colombia, las mujeres reciben menos sueldo que los hombres. Según el Dane, en 2018 una mujer ganaba, en promedio, 12.1% menos que un hombre, a pesar de que en los últimos años, más mujeres que hombres han logrado títulos universitarios. 

En Panamá sucede algo similar. Según la Iniciativa de Paridad de Género, una mujer gana 11% menos que un hombre. 

¿Para qué entender la brecha salarial? Para reconocer una situación injusta. Con menos plata en su bolsillo, una mujer tendrá menos posibilidades para ahorrar y proyectarse.

 

Techo de cristal

¿Has visto que una amiga o familiar intenta ascender en el trabajo, pero solo contratan a hombres para ese cargo? Tal vez te ha pasado a ti misma… A esto se le conoce como Techo de cristal, una limitación cultural que implica darle prioridad o preferir el ascenso de los hombres en las organizaciones. 

Una buena manera de analizar el techo de cristal es preguntarte: ¿Cuántas mujeres han ocupado grandes cargos políticos en el país durante los últimos 10 años? ¿Cuántas lo han logrado en la empresa en la que trabajas? 

Eso sí, aunque falta mucho por avanzar, también hay que decir que ahora las personas son más conscientes de esta realidad y alrededor del mundo se rompe el paradigma desde diferentes perspectivas de vida. Por ejemplo, Alemania y Nueva Zelanda son países liderados por mujeres. A nivel empresarial, en Nequi, cinco mujeres hacen parte de la grupo directivo y nueve equipos son liderados por mujeres. Día a día, en oficios que antes relacionábamos con el perfil masculino, como manjear camión o taxi, puedes ver a muchas más mujeres. 

 

Licencia de… ¿paternidad?

Seguro que has escuchado alguna vez sobre la licencia de maternidad. La de paternidad existe, pero no tiene los mismos beneficios. Y para el trabajo informal esto es casi un mito.

¿Por qué es importante que exista una mejor licencia de paternidad, con condiciones similares a la de las mujeres? Porque la crianza de un hij@ es compartida.  Si eres papá o mamá, o si tienes sobrin@s o herman@s pequeñ@s, sabes que la crianza de un recién nacido es un momento de la vida de mucho cuidado y paciencia.

En este sentido, también podemos tener en cuenta que, a la hora de contratar a alguien para un trabajo, existe otra barrera: el cálculo de una posible maternidad. Es decir, una compañía puede evitar darle el empleo a una mujer, en caso de que tenga una posible licencia de maternidad a la vista.

 

Trabajo doméstico

Según el Observatorio de Mujeres y Equidad de Género de Colombia, el 77% de las tareas domésticas las hacen mujeres. En 2020, las mujeres le dedicaron, en promedio, 4 horas diarias a esta labor, sin recibir ningún tipo de beneficio económico.

En Panamá, según la Iniciativa de Paridad de Género, el 74% del trabajo doméstico está a cargo de las mujeres. Es decir, una de cada tres tareas domésticas, las hacen las mujeres.

El problema no es solo una recarga injustificada de trabajo, sino que a estas tareas en casa se les da, casi siempre, poco valor, o se consideran deberes sin reconocimiento. 

A esto se le suma que, con mucha frecuencia, las mujeres que se dedican al hogar deben buscar otras fuentes de ingresos. Esto les deja dos caminos: sacrificar su tiempo libre y hacer las dos cosas, o buscar trabajos de medio tiempo, complejos o informales, en los que ganan poco.

 

Para empezar a cambiar las cosas, empieza por repensarlas. Desde Metidas de Plata te compartimos dos ayudas: esta entrada y la posibilidad de que, desde Nequi, nuestras usuarias manejen su plata a su ritmo, de una manera fácil y segura. 

Queremos que Nequi sea para ti un lugar para pensar en un futuro más chévere para tod@s. 

Compártelo en: