¿Lo necesito o no lo necesito?

Confesémonos… Si lees las siguientes preguntas y te sientes identificad@, puedes responderlas con un sí muy sincero:

¿Cierto que con lo de la pandemia, empezamos a pedir más cosas por Internet y a darnos ciertos gusticos porque “como ya no podemos salir casi”?

Old Spice Yes GIF - Find & Share on GIPHY

 

¿Verdad que en uno o dos meses se nos fue un poquito la mano con eso de los gusticos y compramos cosas que realmente no necesitamos: puro antojo? 

Proud Of You Yes GIF - Find & Share on GIPHY

 

Si en estos meses de cuarentena, de estar en casa por semanas y luego salir así sea a mercar, aprovechando cada segundo de aire libre y cada oportunidad de contacto psico-sexo-afectivo permitido, empezaste a gastar de más y a llenarte de cosas que usabas una sola vez y que luego dejabas a un lado con los demás “gusticos”, esta entrada puede servirte… ¡Y mucho!

El capitalismo y la publicidad tienen esa cualidad fascinante de antojarnos con mil productos que, muchas veces, no necesitamos. De un momento a otro estamos rodeados de artículos que nos costaron mucha plata, pero que los usamos apenas una o dos veces. La mayoría de estos artículos pueden reemplazarse por algo casero, o realmente  no vale la pena comprarlos nuevos, son solo antojos.

En la entrada de hoy de MDP, haremos una lista de cosas que no necesitas (así las quieras). Si las compraste, disfrútalas sin culpa. Si no, mejor échale cabeza dos veces antes de comprarlas: ponlas en la lista de antojos por un tiempo y mira si de verdad las vas a disfrutar sin necesidad de enculebrarte.

 

Capítulo 1. La cocina

  • Sanduchera de Darth Vader (O la wafflera de Hello Kitty)

¿Qué vas a hacer con ella después de la primera foto en Instagram? Es una idea linda, pero destinada a perder novedad al tercer fin de semana. Además, un truco: los mejores sánduches se hacen en la sartén. Así que también puedes usar la sanduchera clásica, si lo que quieres es ahorrarte unos pesos.

  

  • Freidora de aire

De todos los electrodomésticos, este es uno de los más sagrados en los últimos días. Lo que llaman, un objeto de deseo. Y claro, es que poder freír algo con un mínimo de aceite o nada, lograr la crocancia de una papita sin necesidad de tanta grasa… ¡es brutal!. Pero antes de comprarla, intenta lograr el mismo efecto con el horno “en alto”. Un buen manejo del horno no reemplaza totalmente este tipo de olla, pero sí suple muy bien varias de sus funciones.

 

  • Corta-cositas

Hay accesorios que, a primera vista (cuando los vemos en informerciales, por la mañana o en pauta digital) parecen muy útiles, como el rebanador de plátanos, la máquina para hacer pan, el destapador eléctrico de vino (primo hermano del abrelatas eléctrico), la máquina de quesadillas o el cocedor de huevos.

¿Estás segur@ de que, luego de la novedad, estas herramientas te van a servir en tu día a día? Antes de llenar tu cocina con más cosas encartadoras, piensa que con un cuchillo también rebanas plátanos; que con el mismo horno que reemplazó a la freidora de aire, puedes hacer pan; que los abrelatas y los sacacorchos pueden funcionar con la energía de tus manos, que la sartén de siempre también sirve para las tortillas y que los huevos pochados también se pueden hacer en una ollita con agua.

 

Capítulo 2. Esa ropa nueva…

Ahora que tenemos menos citas, deberíamos tener menos ropa y sobre todo, solo contar con ropa significativa. Los días de la rumba pueden tardar en llegar. Los días de las oficinas también, para much@s… Sea cual sea el caso, aprovecha para limpiar tu clóset, para remendar, si es necesario (podemos cambiar la compro-terapia por una tejer y remendarterapia). 

Hace unas semanas hablamos de este tema de la moda amigable con el medio ambiente. Encuentra aquí la entrada.

 

Capítulo 3. Mercado

También en el mercado puedes encontrar cosas que no necesitas, que pueden adelgazar tu bolsillo y llenar tu despensa de cosas que no necesitas. Por ejemplo:

  • Agua embotellada: porque es mejor filtrarla o hervirla, que usar un envase plástico que que durará en el mundo más que tú y hasta tus nietos.
  • Frutas y verduras cortadas: mejor usa el cuchillo. El plástico hace que las frutas sean más caras y le estorbará al planeta, incluso hasta dentro de muchos años más.

 

Capítulo 4. Series y pelis

Lo sabemos: es una tentación eso de vernos la última serie, de la que todos hablan en redes. El lío es que, con tanta suscripción, parece que cada año pagamos lo que cuesta un televisor nuevo. ¿Qué te recomendamos para ver series sin gastar?

  •   Usa el mes gratis de los servicios de streaming y no dejes nada sin ver.
  •   Busca planes familiares y que puedan compartir. Si las familias en los 80 podían vivir con un solo tele, tú puedes compartir tu cuenta con tu hermana.
  •   Haz un plan con las series que quieres ver por cada servicio de streaming. Suscríbete y des-suscríbete de cada servicio de acuerdo con el número de series que quieras ver.

 

Capítulo 5. Pantallas

Tener un buen cel es algo cada vez más necesario, porque lo usamos para reunirnos, comunicarnos y hasta trabajamos. Pero no todo el mundo necesita el mejor cel, ni el más caro.

Existen muchos portales especializados en tecnología que cada tanto, sacan reseñas sobre los cel que tienen mejor relación entre calidad y precio. ¿Qué te sugerimos? Que veas esas opciones y averigües bien antes de gastar plata en un cel del que jamás vas a usar su máximo potencial.

 

¿Pa’ qué ahorrar en compras?

Aquí es cuando nos ponemos románticos <3 En la mayoría de los casos, cada cosa que compras la pagas con tiempo que inviertes trabajando. Tiempo que podrías usar en algo tan sencillo como ver la tarde pasar y descansar. Ahorrar te da esa posibilidad: guardas algo para que, en el futuro, no tengas que intercambiar más trabajo por plata. El tiempo libre: la verdadera riqueza de estos días.

¿Has tenido este dilema con algo durante la pandemia? ¡Queremos saber! Cuéntanos aquí 🙂

Compártelo en: