5 razones de cómo el storytelling mejora tus ventas

Desde chiquis nos han contado historias: la del Ratón Pérez, la del Niño Dios, luego mitos como los del Mohán o la Patasola, o hasta los cuentos de Las mil y una noches. Y obvio, nosotr@s también contábamos historias… 😉 

Algun@s son mejores que otr@s para hacerlo y por eso nos embobamos oyendo a quienes lo hacen bien. A veces ni nos acordamos del cuento que echaron, pero sí de que lo hicieron tan bien y nos mantuvieron tan enganchad@s, que quisiéramos volver a oírles cualquier cosa.

Lo mismo pasa con las empresas, aunque te parezca increíble. No importa si son grandes o pequeñas, todas tienen una historia por contar y esos relatos pueden ser súper buenos para mejorar tus ventas. 

En pocas palabras, si tu emprendimiento tiene el cuento perfecto, tus clientes van a recordarte por siempre y hasta le van a hablar a sus amig@s de ti. ¿Cómo funciona esto? Aquí te contamos:

 

  1. ¿Contar historias y vender? ¿A qué hora nació ese revuelto?

No es tan claro el origen, pero en los 90, en la bolsa de Nueva York, l@s inversionistas eran difíciles de conseguir, por lo que a l@s comisionistas que querían hacer negocios con ell@s les tocaba perseguirlos y echarles el cuento en los pocos minutos o segundos que tuvieran. Así nació el formato «elevator pitch», muy común en las presentaciones de emprendimiento, y que permite que digas algo muy importante en poco tiempo, para lograr una venta, negocio o una segunda reunión.  

 

2. Bueno, pero yo no tengo un negocio tan grande como el de la bolsa. Para mí no aplica, ¿o qué?

No importa el tamaño de tu negocio, porque lo que ha cambiado es la forma como vendemos y compramos. El administrador, ingeniero, músico y coach, Ricardo Gómez, nos explica que “las ventas pasaron de ser transaccionales a ser consultivas. Transaccional es que la venta se trataba de una lista de características del producto o servicio, y el cliente compraba con base en eso”. 

Pero, ahora que hay más competencia, la venta es consultiva porque “se escucha muy bien al cliente para conocerlo. Así se arma la historia que necesita oír, al adaptar el producto o servicio a las necesidades que tiene, demostrando sus beneficios”. 

Para entender mejor, pregúntate esto: ¿A quién le prestarías más atención si necesitas un consejo sobre algo que quieres comprar: a un amig@ que te hizo la recomendación o a un vendedor que te está intentando convencer de comprar? Por eso, es muy importante que emociones a la gente para que luego sean ellos quienes hablen por ti. 

 

3. Supongamos que es cierto… Entonces, ¿qué tipo de historias debo contar?

Las historias te ayudan a mejorar tu relación con tus clientes, y también te sirven para explicar, de manera más sencilla, conceptos técnicos. 

Para la coach Constanza Triana de la consultora Vera Ikona, “puedes contar el porqué elegiste el nombre de tu marca, los colores, el momento de tu vida en el que arrancaste tu negocio, cómo creaste tu primer producto, quién fue primer cliente, entre otros detalles que le den vida a tu negocio y lo acerquen a las personas”.

Eso sí, ten en cuenta esto porfa como un mantra: no se trata de que convenzas a l@s demás de que te compren algo, sino de que crees un vínculo emocional con ell@s.

 

4. ¿Y si mis clientes no tienen tiempo de que les eche toda esa carreta cada vez que estén en mi local? ¿Debo contar el mismo cuento mil veces?

Constanza nos explica que esa historia puede estar presente en redes sociales, blog, página web, portafolio físico, e incluso, en espacios no pensados. Por ejemplo, ¿por qué no escribirle un mes después de su compra a un cliente dándole las gracias? Todo es cuestión de creatividad. No tengas miedo de ser invasiv@, porque si tu historia es buena, agrega valor y tiene un contenido diferente, ¡a la gente le va a encantar!

Incluso, todo tu equipo, no solo vendedores, deben saberse ese cuento al derecho y al revés. La buena experiencia que se pueda llevar alguien con tus productos o servicios, va desde que visita tu menú o portafolio hasta que recibe lo que pidió. 

 

5. Suena muy lindo y todo, pero mi marca ofrece productos que no se compran todo el tiempo. ¿Ahí qué?

¡No importa! Según Ricardo, “el storytelling no solamente es la carreta que echo para que me compren, sino la experiencia que hago vivir”. Supongamos que el cliente solo compra una chaqueta de cuero cada diez años. El objetivo es lograr que, en ese tiempo, siga pensando en la marca, que es la mejor solución y que se lo cuente a otras personas”.

 

Recuerda siempre que en Nequi apoyamos todos tus negocios. Sabemos que abrir caminos no siempre es fácil y que necesita, sobre todo, mucha creatividad y empeño. Por eso, nos hemos inventado algunas herramientas que pueden ayudarte a culminar tus procesos de ventas. 

La lista de superpoderes que hemos inventado para tu negocio incluyen soluciones para que tus clientes te puedan pagar de manera más fácil. Puedes crear un código QR para imprimir y pegar en tu local, o subirlo a tus redes sociales para ser escaneado; o puedes enviarlo por chat para simplificar aún más las cosas. Incluso, si tu storytelling ha permitido que tu negocio despegue y quieras empezar a vender a través de tu página web, tienes a tu disposición el Botón Nequi para que tus clientes lo hagan. 

Nosotr@s te proponemos una forma de mejorar tu relación con la plata, ¿pero qué tal probar nuevas cosas para mejorar tus ventas? ¡Cuéntanos cómo te va! ¿Cuál será tu historia única? Te leemos aquí, en la Comunidad Nequi.

Compártelo en: