Más que un día del Orgullo: ¿en qué va la inclusión financiera en Colombia?

¿Te has puesto a pensar en si existen o no barreras o brechas financieras para las personas que hacen parte de la comunidad LGBTIQ+?

Junio es el mes  del Orgullo Gay, pero queremos celebrar más que unos días o una fecha particular. Esta es la celebración de una comunidad que nos demuestra siempre lo que es defender los derechos con el corazón, y esta ocasión nos permite reconocer su espíritu, analizar lo que hemos logrado para garantizar la equidad y lo que nos hace falta para alcanzar la inclusión financiera.

Sabemos que muchas veces este tipo de esfuerzos se pueden malinterpretar: que la marca quiere aprovechar el protagonismo, que solo cambian el logo pero no hay compromiso… ¡De acuerdo! Pero en esta entrada de Metidas de Plata vamos a compartir, con el filtro de la sinceridad súper activo, qué hemos hecho desde Nequi para que se dé la equidad financiera, y qué tenemos marcado en el camino como oportunidades de mejora y retos a vencer.

Le preguntamos a Felipe Cárdenas, de la Cámara de comerciantes LGBT de Colombia, a Juan Felipe Rivera, coordinador del área de litigio de Colombia Diversa y a Andrés Giraldo, colaborador de Nequi. Esto fue lo que nos contaron.

 

¿Cuáles son los principales retos que enfrentan la comunidad LGBTIQ+ y las entidades que manejan la plata en proyectos de inclusión financiera en el país?

  • Acceso estructural

Para Juan Felipe Rivera, de Colombia Diversa, “los bancos esperan que las personas tengan un contrato, un trabajo formal, una carrera profesional o una fuente de ingresos fija para poderles hacer un préstamo u otorgar un producto financiero. Pero, para muchas personas LGBT esto es muy complejo: el sistema educativo ha generado un rechazo histórico a esta población,que les dificulta terminar sus estudios y acceder a trabajos mejor pagos. Además, muchos espacios laborales también son complicados por el acoso y la discriminación. Esto genera que esta población busque trabajos informales, con ingresos variables, difíciles de demostrar.”

 

  • Tránsito de género

Según Felipe Cárdenas, “en el caso de las personas trans, muchas veces, sus documentos legales no coinciden con su identidad de género, entonces es difícil acceder a tarjetas de crédito, financiación o cuentas bancarias”.

En Colombia, desde 2017, es legal cambiar el género del documento de identidad. Es decir, si te llamas Julián, puedes ir a una notaría, hacer una declaración juramentada y llevarla a la registraduría para que en tu documento diga Juliana. ¿Cuál es el problema? Las centrales de información del sector financiero definen identidad con cinco parámetros: número de documento, primer nombre, segundo nombre, primer apellido y segundo apellido. Si uno de ellos no coincide con el documento, el historial crediticio se bloquea, incluso puede desaparecer. No se hace un empalme o actualización jurídica o de sistemas.

 

  • Hombrecéntrico

Para Cárdenas, “existe todavía un enfoque falocéntrico del segmento bancario, porque hay un déficit en la oferta para grupos diferentes a los hombres: ¿Por qué? Porque son quienes comúnmente toman las decisiones en el hogar y las empresas, o por lo menos, quienes manejan la plata, ganan mejor y se endeudan más rápido. Y aunque eso ha  cambiado un poco, el segmento de las mujeres diversas sigue siendo la población menos bancarizada en Colombia y el que más barreras de acceso tiene para acceder a productos financieros”.

 

  • ¿Qué pasa en las regiones?

Cárdenas insiste en que “las personas sexualmente diversas de la ciudad cuentan con mayor acceso a la bancarización, porque se mimetizan y pueden hacerse pasar por un consumidor financiero más. Pero en la periferia, es decir, en lo rural y las poblaciones más alejadas, las barreras son principalmente de acceso a la oferta de productos financieros, y de mecanismos de servicio al cliente”.

Por otra parte, hay regiones del país donde la discriminación es más fuerte forzando a muchas personas a abandonar su casa para buscar lugares más seguros. Según Juan Felipe Rivera, estos traslados implican para la comunidad LGBTI una serie de gastos financieros que no tienen personas heterosexuales o cisgénero: “la discriminación sistemática en ambientes como familia, trabajo, iglesia o calles, genera una serie de daños pero también que tengan que destinar recursos para atender salud mental y trasladarse a zonas donde haya menor discriminación”.

 

¿Qué hemos logrado para incluir financieramente a la comunidad LGBTIQ+?

  • Legislación

Según Cárdenas, “Colombia tiene la segunda legislación de derechos LGBT más avanzada de América Latina, después de Uruguay”. Sin embargo, esto nos exige mucho más. porque el desafío hoy no es tener derechos, sino implementarlos”.

 

  • Democratización gracias a la tecnología

Es posible que la competitividad que tiene nuestro sistema bancario sea un poco  costosa, porque todavía tenemos mucha burocracia, cobros extra, comisiones por movimientos, etc. Y si todos estos servicios son caros para el usuario en general, lo son aún más para el usuario que hace parte de las minorías.

Para Andrés Giraldo, uno de los estrategas de servicio en Nequi, esa apertura financiera quizás se puede lograr con mayor fuerza gracias a la ayuda de propuestas digitales como Nequi, porque no siguen un rumbo tradicional y buscan adaptarse mejor a su entorno, responder a sus necesidades con servicios a la medida. “Nequi, por ejemplo, es completamente digital, tiene un core de servicios gratuito y los trámites los haces desde tu celular. Eso blinda, de cierta manera, a la comunidad LGBTIQ+ porque no obliga interacciones presenciales que den lugar a la intolerancia y los servicios no requieren tanto papeleo ni condiciones como en la banca tradicional”, afirmó.

Otro de los temas que priorizan las plataformas digitales a favor de esta población, es la responsabilidad de ofrecer un servicio al cliente humano y con enfoque diferencial, que permita que las personas se identifiquen con las marcas o que, por lo menos, encuentren en estas soluciones una oportunidad de usar los servicios financieros a su favor.

 

  • Consciencia de la diferencia

Cada vez más empresas se dan cuenta del poder que la diversidad representa para su crecimiento y evolución; que la diferencia es poder y competitividad, y que esto no es solo una tendencia o “por moda”. Por el contrario, la premisa es que la organización que no entienda esto, se jodió…  Todo después de la pandemia, porque no hay recuperación económica  si se deja a la gente por fuera de la ecuación.

 

**

Queremos eliminar estas barreras financieras y que el Orgullo sea día a día. Tenemos varios desafíos, pero por algo se empieza. Además, recuerda porfa que aquí lo importante es que mejores tu relación con la plata para que logres todo lo que quieres con ella. 

Compártelo en: