¿Cómo cuidar la plata en el regreso (o entrada) a la universidad? 

Aún no podemos cantar victoria sobre el COVID, ¡pero por fin muchas cosas están volviendo a ser como antes! Sabemos que este último año y medio fue muy difícil para tod@s; y si estabas en la universidad, o a punto de entrar, te tocó acostumbrarte a unas formas de estudio muy complicadas.

Poco a poco las universidades están retomando la educación presencial, y aunque esto es una gran noticia desde el punto de vista educativo, es un gran cambio para tus finanzas personales. Si ya habías comenzado, el regreso al campus te va a volver a poner ante varios retos de organización que tenías antes. Pero si eres de l@s primípar@s, hazte una lista de las recomendaciones que te vamos a dar acá. 

 

  • Piensa en cuáles son los nuevos gastos que tendrás

Una cosa es estar en el colegio donde tus papás te pagaban ruta y pensión, hacías el mismo trayecto todo los días, y otra cosa es tener que administrar tu plata y tiempo. La vida universitaria está llena de almuerzos, huecos con pola, transportes, salidas de fin de semana y, ah, casi se nos olvida, materiales de estudio. Busca personas que están estudiando lo mismo que tú pero que van en semestres más adelantados cuánto se les va en las entregas, porque como esa va a ser tu prioridad, ya tendrás un primer indicio de cuál es tu presupuesto. 

Recuerda que el ítem “materiales” es amplio y lleno de sorpresas: abarca desde fotocopias y libros de texto, hasta uniformes y herramientas, pasando por computadores, cámaras o pagar algún servicio externo. 

 

  • Calcula tus transportes

Daniel Ibáñez estudia comercio y negocios internacionales en la Universidad de Boyacá, en Tunja, y nos contó que, como la presencialidad en su institución es parcial, y está viendo varias materias, a veces tiene que ir y volver al campus hasta tres veces en un mismo día. Esto es un cambio importante que tienes que tener en cuenta para tu presupuesto: ¿cuántos transportes debes tomar para llegar a clase? ¿El lugar donde vives tiene una ruta de bus directa hacia y desde tu universidad? 

Si quieres ahorrar en este ítem también vas a tener que poner en práctica el orden y la puntualidad. Un día se te hará tarde, tendrás que coger taxi y logras salvarte de la falla o el retraso. Pero esto no se debería volver una costumbre si quieres cuidar tu bolsillo o tienes un presupuesto mensual apretado. 

 

  • Arma tu menú

Cuando estabas en el colegio tenías dos opciones: o comías lo que te mandaban desde la casa, o lo que había en la tienda/cafetería. En la universidad las opciones se multiplican exponencialmente y te das cuenta que justo a una cuadra de distancia hay un restaurante de tus hamburguesas favoritas o una marca de helados irresistibles. 

Complejo encontrar fuerza de voluntad para resistirse a tantas delicias, pero de nuevo, si quieres cuidar tu presupuesto, vas a tener que ponerte unas reglas. 

Daniela Lazt, estudiante de diseño y comunicación digital de la Universidad Autónoma de Occidente de Cali, nos contó que su método es tener organizado todo su presupuesto en una agenda, pero que su truco era que siempre llevaba comida a la universidad. Pregunta en tu universidad por las zonas donde hay hornos microondas para calentar tu comida.

 

  • Ojo con el Icetex

Otro gran acompañante de la vida universitaria es el Icetex, entidad que le ha prestado plata a muchas personas para pagar su carrera. Si tus papás están pagando una parte de la cuota y tú la otra, no olvides meter esto dentro de tu presupuesto en orden prioritario. Es decir, primero asegúrate de que tienes lo de la cuota de tu crédito para que no te cuelgues, y luego sí mira qué lujitos te puedes dar en el resto de cosas. 

 

  • Mide tu vida social

Con el regreso a las aulas también han vuelto los reencuentros con amig@s que no veías hace rato, las estudiadas en parche, las fiestas, etc. Delicioso volver a ver a la gente, pero que la emoción no te gane pues durante un dieciocho meses estuviste gastando al ritmo de la educación virtual en casa, y ahora es fácil que pierdas la noción de cuántas veces puedes salir a tomar cerveza o a comer. Arranca suavecito y así vas viendo cómo aguanta tu bolsillo. 

 

  • Ajusta tu mesada

Gabriela Romero, estudiante de comunicación audiovisual y multimedios de la  Universidad de la Sabana de Bogotá, nos contó que antes de la pandemia usaba una aplicación que le ayudaba a organizar sus gastos diarios. Su meta, era ahorrar el 30% de sus gastos diarios para poder destinarlos a los trabajos de su carrera (cortometrajes, animaciones, etc.) y no tener que cargar más a sus papás. Gabriela es un muy buen ejemplo de organización de su presupuesto universitario pues ajustó su mesada con una prioridad -los trabajos de su carrera-. ¿Cuál podría ser la tuya?

Recuerda que desde Nequi te acompañamos en este regreso a la vida universitaria que será un poco raro y te pondrá varios retos financieros, que podrás sortear con éxito usando nuestros Colchones, Metas y Bolsillos para organizar tu plata. 

Si necesitas guardar lo de la cuota del Icetex o lo de los trabajos del fin de semestre, el Colchón será tu aliado ideal para proteger esa plata de toda tentación. Si necesitas organizar lo que vas a gastar en materiales, transportes, comida y vida social, los Bolsillos pueden salvarte la vida. Y si desde el día 1 ya estás pensando en tus vacaciones, abre una Meta. 

¡Buena suerte en este regreso a clases!

 

Compártelo en: