Gatonomía y perranzas personales (o de cuánto cuesta mantener una mascota)

Desde hace mucho, mucho tiempo, la humanidad comenzó a usar animales para ayudarse en sus tareas de supervivencia. Los perritos servían en la cacería y la ganadería, mientras que los gaticos en el control de plagas, e incluso habrás visto que fueron un símbolo protagonista de la mitología egipcia.

 

Bored Cat GIF - Find & Share on GIPHY

Luego nos dio por domesticarlos y convertir algunos animales en nuestras mascotas. ¿Por qué? Una buena teoría es la que tiene el Observatorio de Desarrollo Económico de Bogotá que, según los datos de los censos del 2005 y 2018, el número de personas por hogar había bajado dando mayor espacio para acoger animales como compañía o como sustitutos de l@s hij@s. 

De pronto habrás oído hablar alguna vez de la caninoterapia o la equinoterapia en la que perritos y caballos ayudan en el tratatamiento de pacientes humanos con traumas por estrés, deficiencias musculares, Alzheimer, depresión, autismo o lesiones cerebrales. 

El caso es que, hoy en día, es muy difícil negar que una mascota nos puede hacer muy felices. Ahora bien, así como los lomitos, michis, conejos, tortugas, canarios, pececitos, caballos, nos cuidan, también debemos cuidarlos y eso incluye algunos (a veces muchos) gastos. Según un informe de la revista de mercadeo Merca 2.0 y la analista Statista, en el 2019 la venta de comida para mascotas superó la de alimentos para bebés. 

Y es que, si te vas a medir a tener una mascota, es bueno que antes de adoptar (ojalá sea siempre tu primera opción) averigües cuánto debes reservar en tus cuentas de plata para tener a tu animal feliz y saludable. Recuerda que, así suene obvio, esto no es como comprar un peluche que camina, se deja consentir y sirve para tomarle fotos para redes sociales, sino responsabilizarse por un ser viviente que puede necesitar atenciones médicas, comida y accesorios que hagan mejor su vida. 

 

  • ¿Tienes el tiempo y la plata para aceptar?

Sobre el factor “tiempo” ya debes tener tu respuesta, pero sobre el factor “plata” podemos darte unos consejos o, más que consejos, ayudarte a hacer la lista de los gastos fijos y variables que puedes llegar a tener.

 

  • Trámites de adopción = $50.000 (aproximadamente)

Si estás pensando en comprar, ya debes tener claro el valor, pero si vas a adoptar en una fundación ten en cuenta que, si bien no te van a cobrar una tarifa (la mayoría viven de donaciones), tal vez sí tengas que pagar algunos trámites iniciales.  

 

  • Lo que se necesita para el día 1 = entre $50.000 y $1.150.000 para perros, y entre $100.000 y $1.300.000 para gatos.

De nuevo vale la pena volver sobre lo obvio: las mascotas no son peluches que caminan. Así como no llevarías peces a tu casa sin un acuario donde recibirlos, todos los animales necesitan un kit de bienvenida que consta de:

 

Perros

· Comedero / bebedero: puedes comenzar con un sencillo plato de plástico a $3.000, e ir todo el camino hasta estaciones para animalitos con reflujo a $120.000.

· Cama: unas pequeñas camitas abullonadas te pueden costar $35.000, pero hay opciones ortopédicas, con suelo de goma para que no se deslicen y hasta más grandes que tu propia cama que van entre $300.000 y $600.000.

· Correa: una de las cosas obligadas de tener perro es sacarlo a pasear por lo menos dos veces al día, por lo que puedes conseguir una correa sencilla de nylon a $7.000, pero si tienes un can muy grande y fuerte, vas a necesitar retráctiles o de mayor resistencia que oscilan entre $80.000 y $280.000.

· Collar: los hay sencillitos a $4.000, antipulgas a $35.000, con luces LED a $55.000 (tu lomito también merece estar a la moda), o en elegante cuero a $135.000.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

·

Gatos

Comedero/bebedero: los michis también pueden comer y beber en sencillos platicos de plástico a $5.000 pesos promedio o de cerámica a $50.000 (evita la aparición del acné felino), pero por su forma de alimentarse, hay otro tipo de accesorios como fuentes de agua que están entre $170.000 y $725.000, o dispensadores que regulan la cantidad de alimento a $300.000.

· Cama: aunque es más probable que tu michi termine durmiendo sobre tu cabeza, una vieja caja de cartón o un saco que dejaste sobre una silla, vale la pena intentar comprar una cama que está entre $45.000 y $250.000 o hamacas para pegar a una ventana que están entre $45.000 y $90.000.

· Arenera: a los gaticos no hay que sacarlos a pasear para que hagan sus necesidades, sino que saben por instinto que si tienen una arenera cerca, ahí irán. La puedes armar con un sencillo platón de plástico que no te costará más de $15.000, pero si la quieres con tapay filtro de olores puede llegar a costar hasta $250.000.

· Arena: si vives en espacios cerrados y de poca ventilación, es crucial que no te vayas por la opción más barata pues una buena arena va a evitar que tu casa huela a baño de gato. Los precios no varían tanto como en otros productos (entre  $15.000 y $25.000 por 4.5kg), así que acá puedes ser flexible con tu presupuesto.

· Rascador: todos los gaticos tienen que desestresarse y afilar sus uñas. Si no quieres que lo hagan contra tus muebles o tus matas, tenles un buen rascador para que se desahoguen ahí. Los puedes hacer con cartón corrugado, pero si las manualidades no son lo tuyo, los consigues desde $15.000 hasta más $250.000 con gimnasio incorporado. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La comida

Separamos esto de los básicos del primer día porque acá hay varias variables que debes tener en cuenta y porque es un gasto que te acompañará para el resto de tu vida. De pronto habrás visto que hay alimento que puede parecer muy barato en tiendas de barrio, pero tienes que saberlo: comprar de bolsita en bolsita te puede terminar saliendo muy caro. 

Por otra parte, comprar las marcas más baratas es como cuando tu dieta está basada en empanadas, fritos y harinas: te llenas pero no te alimentas y a la larga puede que te enfermes. Si no quieres que tu animalito termine enfermo y que esto te haga pagar costosas cuentas veterinarias, haz un esfuercito en este ítem.

Atención veterinaria = $50.000 por consulta normal (sin medicinas)

Lo malo de la mayoría de gastos veterinarios es que nunca sabes cuánto vas a pagar hasta que llegas a la caja. Los costos varían mucho dependiendo de cada clínica, pero calcula que cada consulta te cuesta entre $30.000 y $50.000 sin contar los medicamentos necesitados. 

Una de las cosas básicas es la vacunación, sobre todo si vas a adoptar un cachorro, que están entre $20.000 y $80.000. La otra es la desparasitación, sobre todo si tu mascota viene de una finca o fue rescatada de la calle, que cuesta $50.000 y se debe hacer periódicamente.  

Algun@s dueñ@s de mascotas prefieren esterilizar sus mascotas para evitar que se embaracen, y para que al cortar su celo se reduzca el riesgo de infecciones urinarias o su agresividad. En una clínica veterinaria esta operación está entre $100.000 y $150.000, pero también puedes buscar jornadas de esterilización donde los costos pueden llegar a bajar a la mitad. 

Como con los humanos, también puedes comprar un seguro médico para tu mascota que, oscilan entre los $20.000 y $40.000 mensuales. 

 

Accesorios y lujitos

Ya que cubrimos lo básico, ahora sí puedes pensar en juguetes y accesorios que no solo hagan la vida de tu mascota más feliz, sino que van a evitar que se desestrese con tus muebles, matas, ropa o que incluso adquiera comportamientos agresivos.

Como en otros ítems de la lista, algunas de estas cosas las puedes hacer en casa. Pero si lo tuyo no son las manualidades, toma nota de esta lista que hicimos por ti.

 

 

Por último, piensa en tu estilo de vida y cómo va a entrar tu mascota ahí. ¿Tienes tiempo para sacar a pasear a tu perrito dos o tres veces al día? ¿Tienes un espacio amplio para que pueda correr y jugar? ¿Viajas por largas temporadas? Aunque la respuesta que puedes tener para algunos de estos problemas es la ayuda de un familiar o amig@, es buena idea incluir en tu presupuesto el costo de paseadores, colegios y guarderías.

 

Toda esta suma de gastos no es para que te asustes y le huyas a la idea de tener un animalito al que puedas cuidar y dar amor. Pero sí es importante que sepas que, por lo menos, vas a tener que contar con $120.000 mensuales para los gastos de manutención. De ahí en adelante puedes sumar todo lo que quieras para aumentar la dosis de consentimiento. 

Para que este acto de amor no se te vuelva un peso insostenible, arma tu presupuesto mensual y déjalo separado en un Bolsillo de Nequi. Así estarás siempre preparad@ para este gasto e, incluso, si te sobra alguito puedes donar a una fundación para que otros animalitos que aún no han podido ser adoptados cuenten con mucho amor y cuidado 😉

 

Compártelo en: