Prevenir es mejor que… gastar mucha plata en médicos

Si algo nos ha enseñado el Covid, es que nuestro estado de salud puede cambiar en cualquier momento y tienes que estar list@ ante cualquier eventualidad. Sin embargo, no había que esperar a una pandemia para adquirir este conocimiento, sino que el chip del autocuidado ya tenía que estar en funcionamiento desde mucho antes.

 

Solo que a veces nos falla…

El caso, aún si no andas haciendo locuras como la que acabas de ver, ni metes los dedos mojados al enchufe, ni le pones la lengua a la estufa para comprobar si está caliente, es importante que pienses cómo más puedes cuidar tu salud. Y de paso, tus finanzas.

 

La respuesta, sin duda, es la prevención. Todo comienza siguiendo los consejos de nuestros papás y mamás cuando nos insistían en lavarnos los dientes y comer bien, y continúa en acciones que nos recomienda la medicina como estar atent@s a cambios en el cuerpo, cuidarse en la sexualidad, y perderle la pereza, la pena o el miedo a pedir una consulta con un especialista.

Esto último sin duda es lo más dispendioso para much@s que ya no están en el Hotel Mamá, y que estaban acostumbrados a que l@s llevaran casi que cargad@s a una cita médica, o que en casa les pagaran el seguro médico. Y es que, seamos sincer@s, cuando se es joven, en lo último en lo que se piensa es en la muerte. 

 

A menos que te parezca buena idea rodar cuesta abajo metid@ dentro de un neumático…

 

Y está muy bien que no tengas pensamientos lúgubres y te obsesiones con la muerte, pero de cuando en cuando hay que oír al cuerpo y cuidarse. De paso, cuidas a tu bolsillo, pues una enfermedad cuidada a tiempo te evita gastos innecesarios por visitar médicos presenciales o tratamientos carísimos.

 

Si el problema es que te da pereza llamar a pedir una cita, te tenemos la solución. Si tienes Nequi, seguro has visto que cuando te metes al Armario te sale la opción “Médico en línea”, que te conectará con los servicios de 1DOC3, la plataforma de teleconsultas médicas más grande de América Latina.

Ahí podrás consultar a más de 500 médicos y profesionales de la salud, y puedes hablarles sin pena ni pelos en la lengua. Puedes preguntarles por una posible alarma de Covid, por problemas de salud mental, consultar sobre nutrición, o aclarar dudas sobre sexualidad y anticoncepción. Puedes pedir ayuda por una infección urinaria o por un agudo estado de ansiedad (ojalá no, pero si estás en esas, no te dé miedo pedir ayuda a tiempo). 

 

En 1DOC3 te van a orientar sin citas y sin filas. Apenas te metas a la opción en el Armario, tienes que leer con atención los términos y condiciones de 1DOC3. Si tienes todo súper claro, acepta porfa. Antes de entrar al chat y hablar con un profesional de la salud, debes pagar $9.900 por el servicio. Elige el Bolsillo de tu Nequi, en el que tienes la plata para pagar. Espera un tris porfa mientras 1DOC3 te pone en contacto con un profesional de la salud. ¡Y listo… comienza a tener tu consulta desde el cel!

 

Ten en cuenta:

  • Por ley, solo podrás usar 1DOC3 desde Nequi si eres mayor de edad.
  • La conversación con el profesional de la salud, la terminas cuando tú quieras 😉 y si te sales por error, puedes volver a entrar sin pagar otra vez.
  • Cuando pagues, te enviaremos el comprobante al correo que tienes registrado en Nequi. También puedes confirmar tu pago en tus Movimientos .
  • Nequi es un medio de pago y te facilita el acceso al servicio de 1DOC3, pero son ellos quienes se encargan de ofrecerte el servicio.
  • Los profesionales de la salud no estarán disponible de 12 a 6 a.m.
  • Si ya pagaste antes una suscripción en 1DOC3, pero quieres usar el servicio desde Nequi, discúlpanos porfa, pero por ahora no podemos tener en cuenta esto y te cobraremos $9.900. Eso sí, ¡tranqui! No pierdes tu plata 😉 Comunícate con 1DOC3 al correo contacto@1doc3.com y explícales porfa tu caso.
  • Si necesitas ayuda o quieres arreglar algún problema relacionado con el servicio que te dio 1DOC3 y no con el pago desde Nequi, debes comunicarte con ellos al correo contacto@1doc3.com.

 

Ojalá ese dolorcito o esa angustia que te preocupa solo sea una cosa menor y pasajera, pero no sobra averiguar a tiempo. Recuerda que prevenir es mejor que gastar mucha plata en tratamientos y medicinas. 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 🙂 

 

Compártelo en: