Los diez mandamientos de una navidad sin bajones de plata

¿Haces parte del selecto grupo de quienes llegan a enero sin un peso y con deudas, luego de esa fiesta brava llamada diciembre? Bueno, te tenemos una solución (o mejor, diez) para que esta navidad sea diferente.

Estos son los diez mandamientos para sobrevivir a diciembre y no quebrar, para pasarla bueno sino que la diversión de fin de año no nos cobre arriendo en enero: para que la navidad no te quiebre.

Haz un presupuesto

Hay un vallenato que dice “Si la vida fuera estable todo el tiempo, yo no bebería ni malgastaría la plata”. Pues, el cantante de ese vallenato era una vieja gloria del género que sabía que no tendría que lidiar con las cuentas de quienes vivimos en el día a día. Así que, antes de empezar a gastar todo en buñuelos: haz un presupuesto de lo que puedes invertir, y lo que deberías ahorrar.

Un consejo/reto adicional: si eres emplead@ no te gastes la prima solo en las fiestas decembrinas. Te tenemos una idea con esa platica adicional en esta entrada 

II. Caza descuentos en regalos, comidas y demás.

Si de niñ@ te avergonzaba ver a tu papá o mamá pedir descuentos para los regalos navideños, te tenemos una noticia: es hora de convertirte en eso que tanta pena te dio. Afortunadamente, hoy existen marcas que, en los días previos a la navidad ofrecen descuentos y promociones. Conviértete en un(a) cazador de descuentos y promociones. El bolsillo te lo agradecerá.

III. Si puedes, aplaza la compra de tu ropa hasta enero

De nuevo: en nuestra cultura está muy posicionado eso de estrenar el 24 y el 31. ¿Pero qué tan necesario es tener pinta nueva en un año que se está terminando?  Por otro lado, a finales de enero y a principios de febrero, muchas marcas hacen descuentos por montón para quienes compran ropa. ¿No será mejor esperar hasta entonces?

Ahora: si no te aguantas y necesitas compras ropa, porque ese jean se está deshilachando cada vez más y le quedan tres o cuatro posturas antes de desvanecerse, trata de comprar en lugares donde premien a la gente con bonos para redimir en enero. Compra una parte o toda tu ropa en el arranque del año nuevo y ahórrate unos pesos por la espera.

IV. Fiestas caseras, más baratas y alegres.

Verte con amig@s en navidad es un respiro para el alma, después de un año duro. Lo que no es un respiro para tu bolsillo es pagar cuentas tan caras en lugares carísimos todos los días. Presupuesta que algunas fiestas sean en tu casa o en la de un amigo. Hagan cocteles caseros: que el DJ sea una buena playlist. Pasarla bien no es siempre sinónimo de gastar más.

V. Si vas a adquirir deudas, que sean de las buenas.

En MDP creemos que, más que villanizar las deudas, hay que aprender que existen momentos de la vida para pedirlas (porque nos apalancarán en un nuevo emprendimiento o estudio) y otros para apretarnos el cinturón. Nuestro consejo para diciembre es: no te endeudes en algo que tendrás que pagar todo el año próximo. Y si quieres saber más sobre las deudas, te dejamos esta entrada.

VI. Ten amigos guardianes de tu plata.

¿Te cuesta mucho pero mucho eso de ahorrar? ¿Eres de l@s que arman un plan de ahorros y al siguiente día sucumben ante una tentación? Bueno, lo que tienes que hacer es guardar la plata que no vas a usar en un Colchón de Nequi y pedirle a una amiga que te sea el guardián de esa platica que guardaste: cada vez que quieras gastarla, la app le pedirá permiso a él o ella. Así estarás un poco más lejos de la tentación.

VII.Haz la vaca para los gastos.

Ya sea que las fiestas, novenas o reuniones sucedan en una casa o en un lugar público, no pierdas la oportunidad de hacer la vaca para que todos tus amigos pongan. Hay algo de lindo en eso de invitar a los que amas a parchar, pero solo si tu bolsillo lo permite.

VIII. Guarda algo para enero.

En el mismo colchón en el que guardas la plata que no quieres gastarte, guarda una para enero. Y si ves que llegas a enero con plata, úsala para imprevistos. Combate cualquier imprevisto o día de mala suerte con algo de plata.

IX. Pasarla bien no (siempre) es cuestión de plata

Los regalos, las fiestas, la estrenada culturalmente hacen parte de la lista de cosas por hacer en diciembre. Pero ninguna de estas cosas es imprescindible. Si tienes que pasar de una de estas cosas por salvar tu presupuesto, no te sientas mal. Lo más chévere de los días de fin de año es con quién los compartes.

X. Encuentra planes gratuitos en tu ciudad.

Durante estos días, las ciudades se llenan de festivales al aire libre, fiestas, conciertos, recorridos turísticos y muchas actividades que son gratuitas o muy baratas (están al alcance de un pasaje de bus). Vuélvete un cazador también de planes así y arma buenos ratos a bajo costo con los tuyos.

Ñapa:

Al final de diciembre, mira cuáles de estos planes de ayudaron a salvarle la vida a tu bolsillo. Tenlo en cuenta para la próxima navidad.

 

Compártelo en: